Redacción BLes– Artistas y activistas que buscan mostrar su apoyo en lugares públicos a la policía, manifestarse en contra del aborto o a favor del presidente Trump, han encontrado resistencia por parte de los funcionarios de gobierno locales, quienes al mismo tiempo han permitido mensajes como “Black Lives Matters” y “Desfinanciar a la policía”, según un artículo del Washington Times.

Scott LoBaido, un reconocido artista pro-América, fue noticia hace unas semanas atrás por haber colgado del puente de una autopista una figura del alcalde de la ciudad de Nueva York con una remera del Che Guevara sosteniendo la cabeza decapitada de la estatua de la libertad. 

Esta vez, el Sr. LoBaido pintó una línea azul en el boulevard Hylan en Staten Island para mostrar su apoyo a la policía que, como resultado del movimiento de Black Lives Matters y el pedido de desfinanciar las fuerzas policiales, han sido demonizadas.

Pero las autoridades del Departamento de Transporte de la ciudad ordenaron al Sr. LoBaido que removiera su trabajo artístico, que a su vez cuestiona por qué el alcalde De Blasio pudo pintar 3 murales de Black Lives Matters sin ningún tipo de permiso, pero a él no lo dejan mostrar su apoyo por la policía.

“Como artista, creo que es un trabajo hermoso, pero [el Sr. de Blasio] no tenía permiso para hacer su arte callejero, y eso obviamente significa que no necesito un permiso para hacer el mío. ¿Por qué a él lo dejan pasar y a mí no? Obviamente, me eligieron porque soy un artista de tendencia conservadora y apoyo a los militares y a los hombres y mujeres de uniforme azul”, se quejó el Sr. LoBaido.

Michael Bekesha, abogado principal de Judicial Watch, un grupo activista conservador que presenta demandas en virtud de la Ley de Libertad de Información para investigar la supuesta mala conducta de los funcionarios del gobierno, dijo que el término legal para eso es: discriminación de puntos de vista.

“Parece que las ciudades de todo el país han reconocido que pintar las calles es como un foro público. Y una vez que un gobierno hace eso, tiene que asegurarse de que haya procesos para permitir todos los mensajes. Las ciudades no pueden discriminar en base al punto de vista”, explicó el Dr. Bekesha.

El mes pasado Judicial Watch demandó a la alcaldesa de D. C. Muriel Bowser porque no los dejaron pintar el mensaje “Nadie está por arriba de la ley” cerca de sus oficinas.

La Sra. Bowser misma supervisó la creación de un mural de Black Lives Matters en la Calle 16 Noroeste. Al día siguiente activistas pintaron “desfinanciar a la policía” al lado, y quedó el mensaje de “Black Lives Matters = Desfinanciar a la policía”.

Ambos murales fueron pintados sin ningún permiso.

El fiscal general de Washington D. C. desestimó la demanda de Judicial Watch alegando que no existe un permiso de ese tipo. También negó que fuera discriminación de puntos de vista, porque lo único que hizo el gobierno es negarle un permiso para pintar un mural “porque no existe este tipo de permiso”.

Irónicamente la semana pasada, también en D. C., arrestaron a dos miembros de Estudiantes por la Vida de América que intentaban pintar con tizas en la vereda de Planned Parenthood el mensaje, “Las Vidas Negras Sin Nacer importan” porque “no tenían permiso para pintar un mensaje en la calle”.

La cuestión ideológica

Las fundadoras de Black Lives Matters (BLM) se llaman a sí mismas “marxistas entrenadas” y el movimiento promueve ideas radicales de izquierda como la de desfinanciar a la policía.

La organización Women for America First declaró en su demanda del 24 de julio contra Bill De Blasio que: “El movimiento de BLM está afiliado al Partido Demócrata a pesar de las expresiones de frustración de los activistas del BLM con el liderazgo de ese partido. BLM es incuestionablemente hostil al Partido Republicano y en particular al presidente Donald J. Trump.”

Por otro lado, el Sr. LoBaido dijo que: “Esa línea azul representa dos cosas: Separa la anarquía de la civilización y, lo que es más importante, conmemora a los hombres y mujeres que han hecho el último sacrificio defendiendo y protegiendo nuestra comunidad”. 

A pesar que las autoridades niegan una inclinación política hacia la izquierda, las demandas por la falta de libertad de expresión de las voces conservadores se siguen acumulando.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com