Con la frase “Frenar la influencia del PCCh” en negrita en su podio, el gobernador Ron DeSantis firmó dos proyectos de ley el viernes para frustrar la intromisión extranjera en el gobierno y en el sistema educativo de Florida.

Este lunes el gobernador de Florida, el trumpista Ron DeSantis, arremetió contra China durante un evento en Miami, donde promulgó un paquete de leyes dirigido a bloquear la influencia extranjera en el gobierno y en el sistema educativo floridense, principalmente, la china.

DeSantis, mano derecha de Donald Trump y principal aspirante a la presidencia republicana en 2024 si el ex mandatario decide no presentarse, dijo que las escuelas y universidades en Estados Unidos están “impregnadas” de influencias externas.

En el evento donde anunció que enviaría esta ley a la Legislatura estatal, habló desde un podio adornado con un cartel que tenía el apodo de la ley: “Frenar la influencia del PCCh”. PCCh es una abreviatura del Partido Comunista Chino.

“Si miras ahora mismo, no hay una sola entidad que ejerza una influencia más penetrante y nefasta en una amplia gama de industrias e instituciones estadounidenses que el Partido Comunista de China”, dijo DeSantis desde el predio de la Guardia Nacional de Florida.

Los dos proyectos de ley firmados por DeSantis eran las principales prioridades del gobernador y del presidente de la Cámara de Representantes, Chris Sprowls, quien dirigió una investigación sobre los intentos de China de influir en las contrataciones de investigadores en el Estado de Florida. Esa investigación fue impulsada por acusaciones de intromisión china en el Instituto de Investigación y Centro Oncológico H. Lee Moffitt, además de en varias universidades estatales.

La ley HB 7.017, que recibió la aprobación del Senado de Florida a fines de abril, fue finalmente firmada por DeSantis este lunes y requerirá a partir de ahora que las agencias estatales, escuelas y universidades divulguen todos los regalos extranjeros superiores a US$ 50.000 que reciban, pudiendo recibir severas multas en caso de que se descubra que uno de estos regalos influyó en una decisión que tomaron en el ámbito gubernamental o educativo.

Además, según esta legislación, cualquier empresa o fundación que quiera obtener un contrato con el Estado de Florida o pida un subsidio, deberá demostrar que está limpia de cualquier vínculo financiero por valor de más de US$ 50.000 con China, Rusia, Irán, Cuba, Corea del Norte, Venezuela, y Siria.

Por otra parte, también firmó la ley HB 1.523, la cual introduce sanciones legales más severas para el robo de propiedad intelectual que beneficie a una nación extranjera y crea una nueva ley contra el tráfico de secretos comerciales.

También le recomendamos: Ofrendas sangrientas: El secreto detrás de la longevidad de los líderes comunistas chinos

Ad will display in 09 seconds

Con esto, se busca darle una mayor protección a las empresas estadounidenses del robo de información y copia de productos por parte de China. Florida es uno de los territorios que más sufre los ataques comerciales de China, muchas veces robando productos norteamericanos, replicándolos en su territorio, y comerciándolos en Estados Unidos a un menor precio gracias a los subsidios que le dan desde el Estado.

“Hoy, denunciamos y evitamos que adversarios extranjeros y sus agentes atraviesen las puertas de nuestras corporaciones y universidades y se escabullen por la parte de atrás con nuestra investigación financiada por los contribuyentes”, dijo Sprowls, el principal aliado de DeSantis en la Legislatura. “Los espías de China se irán con las manos vacías”.

Por Derechadiario.com.ar