Redacción BLes– La empresa productora de electricidad TVA estuvo a punto de despedir a 200 empleados técnicos para reemplazarlos por trabajadores extranjeros con una visa especial de trabajo (H-1B). La intervención de Trump en julio logró impedir los despidos y una revista de extrema izquierda reconoció su accionar, al mismo tiempo que criticó a los demócratas por no intervenir.

Tal como informó BreitBar, en julio el sindicato de trabajadores tecnológicos de Estados Unidos, el exfiscal general Jeff Sessions y los trabajadores del sindicato de TVA denunciaron a la empresa TVA, fusión entre capitales privados y federales, por obligar a unos 200 trabajadores estadounidenses a dejar sus puestos de trabajo y previamente, capacitar al personal que los reemplazaría, todos extranjeros con visa H-1B.

En medio de la capacitación, el presidente Trump intervino anunciando que iba a despedir al presidente TVA, Skip Thompson, y paralelamente solicitó al directorio la destitución inmediata de su director ejecutivo.

Durante una conferencia en la Casa Blanca, criticó con dureza a la corporación federal por contratar trabajadores extranjeros, y permitir que el director ejecutivo tuviera un salario exorbitante y “ridículo” de 8 millones de dólares al año.

La revista Jacobin, autodenominada “socialista”, admitió en un artículo que el presidente “hizo lo que debía hacer para salvar los puestos de trabajo de los trabajadores estadounidenses donde los demócratas ni siquiera reconocieron el problema.”

“Y así, Trump salvó a doscientos trabajadores sindicalizados en uno de los últimos bastiones del legado del New Deal” escribió Stafford el periodista que redactó la nota. 

En plena crisis económica provocada por el virus del PCCh, que obligó a cerrar sus puertas a miles de comerciantes dejando a los empleados sin sus fuentes de ingreso, el presidente Trump buscó tomar medidas para recuperar las fuentes de empleo. El 3 de agosto, a raíz del conflicto con la empresa TVA, la administración Trump firmó una orden ejecutiva para asegurar que el gobierno federal priorice en la contratación de personal a los ciudadanos estadounidenses. 

En la conferencia de prensa en la que el presidente Trump presentó la orden ejecutiva fue muy crítico con TVA y sus directivos. “Recientemente, el director ejecutivo de la Autoridad del Valle de Tennessee, Jeffrey Lyash, tomó una decisión desastrosa y despiadada. La TVA anunció que despediría a más de 200 trabajadores estadounidenses y los reemplazaría con trabajadores extranjeros más baratos traídos del extranjero.”

Desde que comenzaron a sentirse los primeros efectos en la economía a raíz del virus del PCCh, que la administración Trump demostró preocupación y ocupación respecto a las pérdidas de empleo. 

En la Convención Nacional Republicana (RNC) de esta semana, Trump dijo que una de sus principales prioridades es “regresar rápidamente al pleno empleo”. Su discurso de cierre contó con la presencia de muchos de los trabajadores de TVA.

Andrés Vacca– BLes.com