Redacción BLesDe acuerdo con un análisis financiero de campañas recientemente publicado, el presidente Joe Biden habría recaudado enormes cantidades de dinero en las pasadas elecciones por cuenta de los empleados de las empresas tecnológicas más reconocidas como Facebook, Amazon, Microsoft y Apple, superando incluso a otros donantes corporativos.

Según informó el Washington Examiner, Biden recaudó alrededor de 15 millones de dólares de parte de los empleados de estas empresas, convirtiéndolos de esa manera en los cinco donantes corporativos agregados más grandes de la campaña de Biden y del comité conjunto de recaudación de fondos.

Si bien las corporaciones no tienen permitido contribuir de manera directa en las campañas de recaudación de fondos, sus empleados sí pueden hacerlo, denotando al mismo tiempo sus inclinaciones políticas.

De acuerdo con los informes de la Comisión Federal Electoral tanto los empleados de Google Alphabet donaron alrededor de $5.3 millones de dólares, mientras que el personal de Facebook dio a la campaña alrededor de $1.9 millones, mientras que los de Amazon donaron $2.6 millones. Por su parte, los empleados de Microsoft y Apple, donaron $32 millones y $1.9 millones respectivamente.

Le recomendamos

Dustin Horowitz, cofundador de Facebook, donó $46 millones de dólares a la campaña de Biden. La mayor parte de la suma donada fue destinada a Future Forward USA, un instituto de investigación de cooperativas públicas que informa a la Comisión Federal Electoral como FF PAC.

Mientras tanto, los fondos donados por los gigantes tecnológicos fueron comparativamente menores para la campaña de Donald Trump, logrando recaudar alrededor de $500.000 dólares en total.

La campaña del expresidente Trump estuvo financiada principalmente por empleados de American Airlines, Boeing, Bank of America, Lockheed Martin y Wells Fargo, cada uno donando menos de $400.000 dólares, según datos del Center for Responsive Politics, que no es partidista.

Durante la administración de Trump, las empresas tecnológicas llevaron a cabo una intensa campaña para atacar a personalidades principalmente de ideas conservadoras como el presidente Trump, quien denunció que quienes no eran de su agrado fueron atacados injustamente.

Así mismo el expresidente Trump criticó a los gigantes tecnológicos por dividir el país luego de que determinaron suspender su cuenta, haciéndolo culpable de los disturbios ocurridos el pasado 6 de enero en el Capitolio, que en buena parte estuvo infiltrado por activistas de izquierda, ignorando además que la mayoría de sus seguidores acompañaron la jornada de verificación de votos por parte del Congreso desde distintas partes del país de manera pacífica.

“Creo que las grandes tecnológicas están haciendo algo horrible para nuestro país, y creo que va a ser un error catastrófico para ellos. Están dividiendo y dividiendo”, dijo Trump el mes pasado.

De acuerdo con Fox Business, candidatos presidenciales demócratas como Hillary Clinton y Barack Obama recibieron de igual modo grandes contribuciones de los empleados de las empresas de tecnología, e incluso las fuentes de donación se extendieron más allá del sector tecnológico.

Los principales fondos para Clinton en la campaña electoral del 2016 incluyeron a los empleados del bufete de abogados de lesiones personales Morgan & Morgan y JPMorgan Chase & Co., junto con Google, Microsoft y Apple, de acuerdo con los datos recopilados por el Centro para Política receptiva.

Mientras que cuatro años antes, la campaña de Obama estuvo respaldada financieramente por parte de empleados corporativos de Microsoft y Google principalmente, aunque también recibió recaudaciones por parte de Deloitte, Time Warner, ahora parte de AT&T Inc., y el bufete de abogados DLA Piper.

Hasta ahora los legisladores del partido republicano han acusado a las grandes empresas tecnológicas de tener un sesgo en su contra incluyendo acusaciones dirigidas sobre estas compañías de que censura el contenido en línea para favorecer las opiniones liberales.

Como señala Fox Business, actualmente existe un respaldo bipartidista en el Congreso para que se lleve a cabo una investigación antimonopolio en contra de Google, Facebook y Amazon y Twitter con el fin de tomar medidas que reduzcan su influencia.

Se espera que los CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, Jack Dorsey de Twitter y Sundar Pichay de la filial de Google, Alphabet Inc, testifiquen ante un panel de la Cámara de Representantes el próximo mes.

César Múnera – BLes.com