Redacción BLes– La posible embajadora de Estados Unidos ante la ONU, elegida por el presidente, Joe Biden, Linda Thomas-Greenfield, le hizo propaganda al Partido Comunista Chino (PCCh), en uno de los Institutos Confucio de África, en el 2019.

Thomas-Greenfield fue contratada por la empresa Albright Stonebridge Group, dedicada al cabildeo y con profundos lazos con el PCCh según The National Pulse del 27 de enero.

De hecho, los mismos Institutos Confucio son financiados por el PCCh que los usa para hacerse propaganda e influir cultural y políticamente en los países en los que se encuentra, además de robar propiedad intelectual. 

El discurso dado por Thomas-Greenfield, fue analizado en el Senado de EE. UU. durante las audiencias para considerar la aprobación al cargo, y  se encontró que destacaba la influencia del PCCh, lo cual se nota aún en el título: “Las relaciones entre China, Estados Unidos y África”.

“Demasiado optimista y blando con respecto a las políticas e intenciones de China en África, en un momento en que el gobierno de Estados Unidos estaba tratando de arrojar luz sobre los muchos abusos de China allí”, según varios ayudantes del Senado.

Le recomendamos:

De acuerdo con sus palabras Estados Unidos y China promoverían valores como “la buena gobernanza, la equidad de género y el estado de derecho”, tal como citó The Washington Post

“No veo ninguna razón por la que China no pueda compartir esos valores. De hecho, China está en una posición única para difundir estos ideales dada su fuerte presencia en el continente”, dijo Thomas-Greenfield, lo cual resulta contradictorio con las constantes acusaciones que se le hacen al PCCh por violaciones a los derechos humanos, incluyendo el genocidio.

A pesar de mencionar a Estados Unidos en el título de su discurso, el homenajeado fue el PCCh, en tanto que criticaba al entonces presidente estadounidense, Donald Trump. 

Adicionalmente promocionó la Iniciativa de la Franja y la Ruta utilizada por el PCCh con fines estratégicos, políticos y económicos para  convertir a los países en dependientes suyos, cambiando el orden democrático establecido por otro “dominado únicamente” por él.

Al tratar este tema Thomas-Greenfield eludió las acusaciones contra el PCCh por las llamadas “deudas trampa”, en las que ofrece grandes préstamos a los países en desarrollo, aprovechándose indebidamente para quedarse con las obras de infraestructura construidas con ese dinero.

En este punto no solo alabó la supuesta superioridad del PCCh en cuanto a financiación, sino que desprestigió a Occidente y a Estados Unidos por no ofrecer alternativas viables, informó The National Pulse.

Por otro lado, el senador Ted Cruz encontró registros que muestran la inclinación de Thomas-Greenfield hacia el PCCh, desde el 2001.

Tanto Linda Thomas-Greenfield como el director del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por la sigla en inglés) también propuesto por Biden, Alejandro Mayorkas, han estado vinculados con el PCCh.

Estas nominaciones llaman la atención dado que el PCCh ha sido calificado varias veces por los organismos de seguridad de Estados Unidos y por el Departamento de Estado como la máxima amenaza para el país.

José Hermosa – BLes.com