Redacción BLes – Metabiota, una empresa de seguimiento y respuesta a pandemias que colaboró con la Alianza EcoHealth de Peter Daszak y el Instituto de Virología de Wuhan, fue uno de los principales patrocinadores financieros de Rosemont Seneca Technology Partners, un grupo de inversión dirigido por Hunter Biden.

Rosemont Seneca Technology Partners (RSTP) fue una escisión de Rosemont Capital, una empresa de capital riesgo creada por Biden y el hijastro de John Kerry en 2009. Biden fue director general.

Una de las empresas mencionadas en versiones archivadas de la cartera de la firma es Metabiota, una startup con sede en San Francisco que afirma detectar, rastrear y analizar nuevas enfermedades infecciosas, según reveló The National Pulse.

Inversiones del RSTP. (Captura de pantalla de sitio web/Rosemont Seneca)

Según los informes financieros, RSTP dirigió la primera ronda de recaudación de fondos de la empresa, que ascendió a 30 millones de dólares. Neil Callahan, antiguo director general y cofundador de RSTP -un nombre que aparece con frecuencia en el disco duro de Hunter Biden- es también miembro del Consejo de Asesores de Metabiota.

Las inversiones de RSTP en Metabiota. (Actualización del mercado de las tecnologías de la información y la comunicación de junio de 2015 de Marlin & Associates/captura de pantalla)

Origen de Metabiota y COVID-19

Desde 2014, Metabiota ha sido socio de EcoHealth Alliance como parte de la iniciativa “PREDICT” de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que tiene como objetivo “predecir y prevenir las amenazas globales de enfermedades emergentes”.

Como parte de este esfuerzo, investigadores de Metabiota, EcoHealth Alliance y el Instituto de Virología de Wuhan colaboraron en un estudio sobre las enfermedades infecciosas de los murciélagos en China. Según la investigación, “en el Instituto de Virología de Wuhan, de la Academia China de Ciencias, se realizaron ensayos de RT-PCR sensibles y de amplia reacción”.

Shi Zhengli, responsable del Centro de Enfermedades Infecciosas Emergentes del Laboratorio del Partido Comunista Chino en Wuhan, es una de las investigadoras incluidas en la citada publicación de 2014. Peter Daszak, que recientemente fue retirado del panel de Lancet COVID-19 debido a los numerosos conflictos de intereses como “colaborador de larga data” del Instituto de Virología de Wuhan, es nombrado como un contribuyente.

Daszak es también una figura clave en los posibles orígenes de COVID-19. Su EcoHealth Alliance utilizó fondos públicos para colaborar en la investigación del coronavirus de los murciélagos en Wuhan con el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Anthony Fauci.

Estudio de 2014. (Captura de pantalla)

Los investigadores de EcoHealth Alliance y Metabiota también colaboraron en presentaciones sobre cómo “convivir de forma segura con los murciélagos” y en estudios que relacionan las nuevas epidemias de enfermedades infecciosas con las instalaciones de comercio de fauna silvestre, como los “mercados húmedos”.

“El comercio de fauna silvestre puede facilitar la transmisión de enfermedades zoonóticas y representa una amenaza para la salud humana y las economías en Asia, destacada por el brote de coronavirus del SARS de 2003, donde un mercado de fauna silvestre chino facilitó la transmisión del patógeno”, señala el documento de 2016.

Diapositiva final de la presentación. (Captura de pantalla)

En un estudio de 2014 sobre la propagación del henipavirus, un estudio de 2014 sobre la vigilancia del ébola, un estudio de 2015 sobre el herpes y un estudio de 2015 sobre la diversidad viral, los investigadores de Metabiota fueron nombrados con el personal de EcoHealth Alliance.

Aparte de sus vínculos con EcoHealth Alliance, Metabiota también fue criticada por “estropear” la respuesta de Estados Unidos al ébola.

Metabiota y la crisis del ébola

“Una empresa estadounidense que se autodenomina pionera en el seguimiento de epidemias emergentes cometió una serie de costosos errores durante el brote de ébola de 2014 que se extendió por África Occidental: los empleados se pelearon con sus compañeros, contribuyeron a que se diagnosticaran erróneamente casos de ébola y equivocaron repetidamente la trayectoria del virus”, según una investigación de Associated Press sobre la empresa.

También le recomendamos: Supervirus y superbacterias, armas biológicas para matar: aterradoras declaraciones de un experto militar chino (Video)

Ad will display in 09 seconds

Según los informes, la empresa agravó una “situación ya de por sí caótica”, lo que llevó a las autoridades de la Organización Mundial de la Salud a denunciarla.

Los correos electrónicos obtenidos por AP y las entrevistas con trabajadores humanitarios sobre el terreno muestran que algunas de las acciones de la empresa empeoraron una situación ya de por sí caótica.

El Dr. Eric Bertherat, experto en brotes de la OMS, escribió a sus colegas en un correo electrónico del 17 de julio de 2014 sobre los diagnósticos erróneos y la “confusión total” en el laboratorio gubernamental de Sierra Leona que Metabiota compartía con la Universidad de Tulane en la ciudad de Kenema. Dijo que no había “ningún seguimiento de las muestras” y “absolutamente ningún control sobre lo que se está haciendo”.

“Esta es una situación que la OMS no puede seguir avalando”, escribió.

AP

En abril de 2021, la USAID de Joe Biden lanzó un nuevo programa para detectar enfermedades infecciosas emergentes con potencial pandémico, coordinado por EcoHealth Alliance. Metabiota, cuyos investigadores fueron nombrados autores de artículos relacionados con la vigilancia de coronavirus en África desde junio de 2021, también coopera en el esfuerzo financiado por los contribuyentes.

Oliver Cook – BLes.com