Redacción BLes– Un revelador análisis denuncia que la mitad de los seguidores del presidente Joe Biden en su cuenta de Twitter son falsos. Lo que pone de manifiesto dos cosas, por un lado que la popularidad de Biden es muy baja y por otro que Big Tech está más que nunca a disposición para colaborar con Biden y las políticas de izquierda.

Big Tech ha estado trabajando arduamente para buscar mejorar la imagen del presidente Biden en las redes sociales y la percepción pública sobre él. Entre las estrategias utilizadas han implementado inflar artificialmente la cantidad de seguidores en Twitter debido a los bajos números que manejaba naturalmente.

Un usuario de Twitter identificado como Bre Wylde hizo un correcto análisis sobre los seguidores en la cuenta del presidente Biden. Wyle escribió en un mensaje:

“¡Joe tiene 100.000 seguidores en Twitter todos los días! ¡¡Excepto que TODOS son FALSOS!!. Si vas a los seguidores de Joe Biden, yo diría que al menos el 70 por ciento de ellos se unieron a Twitter en enero y no tiene seguidores”. 

Fácilmente se puede chequear que la información es cierta, con acceder a la cuenta del presidente Biden e ingresar a sus seguidores se puede observar que la gran mayoría son usuarios creados durante el mes de enero y no cuentan con seguidores. 

La cuenta de YouTube de Biden también generó inconvenientes que manifestaron su pobre popularidad. En absolutamente todos los videos que se publicaron en su canal oficial desde que asumió la presidencia, ha obtenido significativamente más votos negativos que positivos.

Un video de la inauguración de Biden, el más visto en el canal, manifiesta 43.000 “no me gusta” y solo 9.200 “me gusta”.

Pero un exempleado de Youtube y Google espantado por la censura de sus exempleadores, expuso que YouTube está dispuesto a editar y modificar las estadísticas con tal de beneficiar a Biden.

Le recomendamos:

 

Tal es el caso de la imagen que se muestra a continuación en la que se ve que el discurso de Biden tenía en un momento 9.000 “no me gusta”, pero un tiempo después, cuando las visualizaciones se habían casi duplicado, los “no me gusta” pasaron a ser 4.800.

En el primer video de la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, sucedió algo similar.

Además, la página de YouTube de la Casa Blanca de Biden, tras recibir un aluvión de mensajes contra el nuevo presidente y su equipo, ha optado por desactivar la sección de comentarios.

En el otro extremo de la popularidad se encuentra el expresidente Trump, quien antes de que fuera eliminada su cuenta, contaba con aproximadamente 88,7 millones de seguidores. 

Trump no solo tenía 88,7 millones de seguidores lo cual significa una cantidad enorme de usuarios, sino que era muy activo en la red generando importante impacto dentro de Twitter con cada mensaje que publicaba. 

A tal punto llegaba su popularidad en la red social, que cuando decidieron eliminar permanentemente su usuario las acciones de Twitter Inc. cayeron un 7% en las operaciones posteriores.

Andrés Vacca – BLes.com