Redacción BLes– Decenas de residentes de un hogar de ancianos en Greeley, Colorado, Estados Unidos, reclamaron la necesidad de poder tener contacto con sus seres queridos. “Prefiero morir de COVID que de soledad”, decían algunos carteles en la protesta que los ancianos realizaron la semana pasada. Actualmente muchos Estados aún mantienen la prohibición de visitas y los internos llevan meses sin ver a sus familiares.

Según reportó el medio CBS Denver, los residentes de un centro de enfermería y rehabilitación en Greeley, organizaron una protesta contra las restricciones impuestas a partir de la pandemia producida por el virus del PCCh. 

Los residentes se organizaron frente a la institución, algunos estaban de pie mientras otros estaban en sillas de ruedas con carteles que decían: “Prefiero morir de COVID que de soledad”, “Prisioneros en nuestra propia casa” y “Danos libertad”.

Ben Gonzales, uno de los responsables del establecimiento aseguró que los residentes se sienten muy molestos con las normas impuestas por el Departamento de Salud Mental, y manifiestan una enorme necesidad de tener contacto físico con sus familiares y seres queridos.

“Quieren poder abrazar a sus nietos, quieren poder tomar las manos de sus seres queridos”, dijo Gonzales.

Los residentes del hogar solo pueden ver a sus familiares en horarios reducidos, al aire libre, con un máximo limitado de visitantes y respetando una distancia de dos metros impidiendo todo tipo de contacto físico.

Los miembros del personal estuvieron presentes durante la protesta para apoyar a los residentes y mantenerlos a salvo. Entre ellos Ben Gonzales, quien fue uno de los que colaboró con la organización de la protesta. 

Al día siguiente de la manifestación, la oficina del gobernador demócrata, Jared Polis, emitió un comunicado diciendo entender la difícil situación que padecen los ancianos en los geriátricos, y que desde el gobierno se estaba realizando todo lo posible para prevenir el aumento de las infecciones del virus. Su mensaje esquivó por completo el reclamo de los pacientes internados y hasta el momento no hubo otra respuesta. 

Otros Estados, como Florida, anunciaron hace más de un mes el levantamiento de la prohibición de las visitas a los hogares de ancianos. 

Cuándo el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, anunció en conferencia de prensa la caducidad de la medida de prohibición, dijo: “Parte de tener una sociedad saludable es comprender que los seres humanos buscan afecto”, y agregó: “Muchas personas comprenden que tienen seres queridos que se encuentran en la última etapa de su vida. No exigen un milagro médico. No tienen expectativas poco realistas. Solo les gustaría poder decir adiós o abrazar a alguien”

Según informó durante la conferencia el gobernador DeSantis, la decisión fue tomada siguiendo las recomendaciones de un grupo de trabajo avocado a los hogares de ancianos. 

Tal como afirmaron los profesionales, si bien es cierto que contraer el virus puede implicar un riesgo elevado para algunos internos, el hecho de no tener contacto con los familiares asegura un trastorno mental grave para el total de los residentes.

Andrés Vacca – BLes.com