Redacción BLes – El director de investigaciones de un reconocido grupo de vigilancia judicial internacional, reveló que en la caravana de migrantes ilegales centroamericanos que se dirige a EE. UU. se está traficando con personas, informó Sputnik News.

El investigador lamentó constatar que en las filas del movimiento migratorio irregular se tramaba uno de los crímenes más execrables que pueda cometer el ser humano: El tráfico de niños.

“Este asunto de la caravana presenta una oportunidad para una actividad criminal increíble”, advierte Chris Farrell, director de investigaciones de Judicial Watch en un informe publicado recientemente.

El texto asegura que los agentes del orden de Guatemala rescataron a siete niños y arrestaron a los traficantes que operaban dentro de la caravana.

Foto cortesía del sitio web Judicial Watch.

Los niños han sido puestos bajo custodia de las autoridades quienes han procedido a realizarles los correspondientes exámenes médicos para verificar su estado de salud.

Una inquietante caravana

El hecho ha provocado que se esté llevando a cabo una investigación más amplia sobre la actividad delictiva en la caravana, indicó el líder del equipo de investigadores.

Al igual que hiciera Tyler Houlton, secretario de prensa del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., el investigador Farrell confirmó que vio integrantes de la marcha que no eran centroamericanos y a presuntos miembros de pandillas de la Mara Salvatrucha.

Por su parte, el presidente hondureño Juan Orlando Hernández aseveró cuando partió la caravana desde su país que “la movilización irregular fue organizada con fines políticos para afectar la gobernabilidad de Honduras y desestabilizar la paz de los países vecinos”.

“Desde todo punto de vista es condenable que usen a seres humanos, a nuestros compatriotas, como una bandera de lucha para lograr sus objetivos”, lamentó Hernández de acuerdo al diario La Prensa.

La cancillería alertó mediante un comunicado de que se había movilizado a la gente con falsas esperanzas de que serán acogidos en el país norteamericano.

El mandatario también advirtió en rueda de prensa de que “corrían peligro” ante los narcotraficantes, maras y otros criminales que operan en la ruta hacia EE. UU.