Redacción BLes– Varios congresistas republicanos manifestaron su preocupación desde que trascendió que al menos nueve miembros del equipo de trabajo de Joe Biden y asesores personales, han ocupado anteriormente cargos en Facebook, Google o Twitter. Lo que demuestra aún más las conexiones entre las Big Tech y los demócratas. 

Ya es sabido que las Big Tech jugaron a favor de los demócratas y del candidato Joe Biden durante su campaña presidencial, al igual que durante las elecciones fraudulentas en la que los grandes medios lo declararon como presidente de los Estados Unidos. 

La evidencia se pone cada vez más de manifiesto al trascender que varios empleados jerárquicos de Big Tech han obtenido altos cargos en el equipo de trabajo de Joe Biden e incluso han trabajado como asesores directos del candidato y su círculo de confianza.

Según informó Fox News, al menos nueve miembros y asesores diferentes del equipo de trabajo que armó Joe Biden para una eventual ocupación de la Casa Blanca, trabajaron anteriormente en Facebook, Google o Twitter. 

Además, varios miembros del equipo ya habían trabajado en la administración de Obama antes de unirse a uno de los gigantes tecnológicos y luego volver a ingresar a la política como parte del equipo de Biden. 

Entre los más destacados se encuentra la exdirectora de Facebook y asesora general asociada de respuesta estratégica, Rachel Liebner, quien ahora forma parte del equipo de Biden en el sector de inteligencia. Liebner se había desempeñado como asesora general adjunta de la CIA durante la administración Obama antes de unirse a Facebook. 

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||966c89883__

Ad will display in 09 seconds

Zaid Zaid, es un ex miembro del equipo de políticas públicas de Facebook, y ahora se desempeña en los equipos de revisión tanto para el Departamento de Estado como para el de Desarrollo Internacional.

Deon Scott, otro de los nuevos consejeros de Joe Biden, se unió a su equipo en el Departamento de Seguridad Nacional después de trabajar en Google. Scott también trabajó en DHS en la administración Obama antes de unirse a Google.

Algunos republicanos ya mostraron su descontento ante estas incorporaciones. Tal es el caso del senador Ted Cruz, quien en diálogo con Fox News dijo: “Los multimillonarios de las grandes tecnologías en Silicon Valley trabajan constantemente para promover los intereses del Partido Demócrata mientras silencian a aquellos con quienes no están de acuerdo. Y lo hacen mientras disfrutan de una inmunidad especial de responsabilidad bajo la Sección 230, que efectivamente opera como un bienestar corporativo masivo”.

Por su lado, el senador Josh Hawley, republicano por Missouri, dijo a Fox News que “si Joe Biden toma posesión como presidente, Big Tech dirigirá el gobierno. Biden está siendo comprado y pagado por los monopolistas de las grandes tecnologías que quieren censurar nuestro discurso, espiarnos y asociarnos con China”, aseguró Hawley.

La semana pasada en un artículo de The BL, se informó que los altos ejecutivos de las Big Tech donaron miles y miles de dólares a la campaña de Biden en el período previo a las elecciones presidenciales de 2020. 

En medio de un escándalo por la limitación impuesta por las grandes redes sociales a la circulación de informes que detallan los negocios ilegales en el extranjero del hijo de Joe Biden, Hunter Biden cuando su padre era vicepresidente, informan sobre una investigación publicada por Fox News que varios de los principales ejecutivos de Twitter y Facebook han donado hasta el máximo permitido por la ley a la campaña presidencial de Joe Biden. 

Si bien no es ilegal donar dinero, como se esperaba, los registros no identifican a un solo ejecutivo de Facebook o Twitter que haya donado a la campaña del presidente Donald Trump. Esto prueba el sesgo político en Silicon Valley y los prejuicios con los que operan y toman decisiones que afectan directa o indirectamente a todos. 

Como informó The BL oportunamente, a lo largo de la campaña electoral, las ventajas con las que contó la campaña de Biden sobre la del presidente Trump fueron abrumadoras.

El propio presidente Donald Trump arremetió contra los esfuerzos de las grandes empresas para imponer la censura al afirmar que la sección 230, una disposición de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, debería eliminarse “por motivos de seguridad nacional”.

Andrés Vacca– BLes.com