El senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, dijo que sus copartidarios preguntarán sobre las eventuales relaciones del denunciante anónimo con los testigos presentados por los demócratas, en el juicio político que estos siguen contra el presidente estadounidense Donald Trump.

“Creo que algunas personas pueden preguntarse si existe una conexión entre el denunciante y alguno de los líderes del proceso. Sí, esa sería una buena pregunta para hacer. También creo que es muy relevante quién es esta persona”, declaró Graham al Washington Examiner.

Durante el planteamiento del juicio en la Cámara de representantes los republicanos preguntaron sobre el informante, pero fueron bloqueados reiteradamente por el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, demócrata por California.

Los demócratas ya terminaron con la exposición de sus argumentos ante el Senado, en la etapa del juicio que se sigue en esta corporación.

A continuación, el equipo legal del presidente dispondrá de 24 horas durante tres días para presentar sus argumentos de defensa.

Concluida esta fase los senadores emitirán sus preguntas a las dos partes que intervienen en controvertido juicio de impugnación, a través del presidente del Tribunal Supremo John Roberts, quien preside el juicio.

Los demócratas alegan que el presidente Trump presionó a Ucrania para que investigara al exvicepresidente Joe Biden, un rival político, a cambio de la ayuda de Estados Unidos.

No obstante, la transcripción de la llamada telefónica hecha pública por la Casa Blanca muestra que no hubo quid pro quo o actos criminales.

El presidente de Ucrania también ha declarado en numerosas ocasiones que no hubo “ninguna presión” por parte del presidente y que Trump no hizo nada malo.

A pesar de la evidencia de estos hechos, los representantes demócratas Adam Schiff, Jerry Nadler, y otros, insisten en destituir al presidente como parte de una estrategia que han montado aún antes de que Trump asumiera el cargo, y que ha fracasado consistentemente.

Por otro lado, los demócratas tratan de convencer a algunos senadores para que apoyen su controvertida causa de destitución, pero hasta ahora ninguno se ha manifestado en este sentido.

“Cuando se trata de reemplazar a [Trump] a más de nueve meses de las elecciones, tienen una batalla difícil conmigo”, manifestó el senador Lindsey Graham al respecto.

José Ignacio Hermosa – BLes