Redacción BLes– Dos congresistas estadounidenses no están de acuerdo con los planes del presidente estadounidense, Joe Biden, quien pretende dejar a muchos de los ciudadanos al final de la vacunación contra el virus PCCh (Partido Comunista de China), dando prioridad a los presos de la cárcel de Guantánamo, Cuba, y presentaron una resolución en ese sentido.

Se trata de las representantes Elise Stefanik, de Nueva York y de Ashley Hinson, de Iowa, quienes no admiten que los terroristas que pagan condena en la cárcel de máxima seguridad de la isla obtengan privilegios sobre los contribuyentes, según Conservative Review del 1.° de febrero. 

“Es inexcusable y anti estadounidense que el presidente Biden dé prioridad a las vacunas para los terroristas detenidos de Guantánamo antes que a los ciudadanos estadounidenses, incluidos los veteranos, los primeros en responder, los que respondieron el 11 de septiembre y a los ancianos”, protestó Stefanik.

Por su parte Hinson también fue enfática al decir: “Los estadounidenses necesitan recibir la vacuna antes que los terroristas, y me molesta que incluso sea una pregunta”.

Y añadió: “Creo que tenemos que asegurarnos de que la administración sea responsable de esto y eso es lo que creo que hace esta resolución”.

Además Stefanik y Hinson no son las únicas que piensan de esta manera, ya que otros 36 congresistas, al menos, apoyan su postura de acuerdo con el representante de California, Mike García. 

Le recomendamos:

Luego de que el Pentágono anunció el 30 de febrero que detendría su plan de vacunar a los detenidos en la Bahía de Guantánamo, García expresó su satisfacción y deploró que Biden hubiera pensado así. 

“Me alegro de que ahora hayan dado marcha atrás en su plan original, pero me sigue preocupando que la Administración Biden haya considerado alguna vez ese plan en primer lugar”, señaló García. 

Y agregó: “Es un insulto a los estadounidenses trabajadores que ya se han visto perjudicados por los cierres impuestos por el gobierno. La Administración Biden debe empezar a poner a los estadounidenses en primer lugar”.

Este no es el único revés de la administración Biden en el proceso de distribución de las vacunas contra el virus PCCh, dado que su equipo perdió de vista 20 millones de dosis.

Además de ser criticada esta falta de control de las existencias de las medicinas, pondría en riesgo el cumplimiento de su programación, de acuerdo con New York Post del 1.° de febrero. 

Por su parte los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por la sigla en inglés) reportan el envío de 50 millones de  vacunas, pero solo pueden precisar que fueron aplicadas un poco más de 30 millones de ellas. Así que únicamente se atreven a aventurar hipótesis acerca de las faltantes.

José Hermosa – BLes.com