Redacción BLesLa representante republicana por Arizona, Debbie Lesko, ha reintroducido un proyecto de ley que tiene el objetivo evitar que altos funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) obtengan visas estadounidenses. El objetivo de fondo es dar protección al sistema de propiedad intelectual estadounidense a fin de evitar que personas relacionadas al partido comunista y su ejército, envíen información valiosa de los Estados Unidos de forma ilegal, como ha sucedido en reiteradas ocasiones.

El proyecto de ley ha sido denominado como Ley de Alto al Robo de la Propiedad Intelectual, en síntesis prohibiría la emisión de visas a altos funcionarios del PCCh y sus cónyuges e hijos. 

Estos funcionarios incluyen a los miembros del Politburó, un grupo de 25 personas identificadas como las más elitistas del Partido; el Comité Central, que comprende la dirección clave y delegados del XIX Congreso Nacional, un cónclave del Partido que se celebra una vez cada cinco años.

Según lo declarado en el proyecto, también quedarían afectados los miembros del gabinete del gobierno central del régimen chino y los miembros en servicio activo del ejército de China, el Ejército Popular de Liberación.

El proyecto fue presentado por primera vez en noviembre de 2020, ahora con algunas modificaciones y copatrocinado por otros legisladores, vuelve a ser presentado a discusión en la Cámara de Representantes.

En un comunicado de prensa publicado el 8 de febrero, la representante Lesko manifestó que Estados Unidos no puede continuar aceptando que el régimen chino robe nuestra propiedad intelectual. Por lo cual se manifestó orgullosa de intentar poner un freno al avasallamiento de China, reintroduciendo el proyecto en cuestión.

Le recomendamos:

 

“Me enorgullece volver a presentar esta importante legislación para evitar que ciertos funcionarios del Partido Comunista Chino y sus familias ingresen a nuestro país hasta que China detenga sus esfuerzos generalizados para robar la propiedad intelectual estadounidense. Esta legislación es fundamental para salvaguardar nuestra propiedad intelectual y combatir la amenaza global que representa el Partido Comunista de China”.

La administración Trump durante sus cuatro años de gobierno, realizó enormes esfuerzos con muy buenos resultados, para detener a ciudadanos chinos acusados de transferir información y ocultar sus vínculos con el PCCh, su ejército y su sistema de inteligencia.

Entre las acciones más destacadas en este sentido, figura el cierre del consulado chino en Houston en julio de 2020. 

Según una declaración de la Sra. Morgan Ortagus, vocera del Departamento de Estado, a Fox News, la directiva se llevó a cabo para “proteger la propiedad intelectual americana y la información privada de los americanos”, luego de acusar al consulado de enviar información prohibida a las autoridades del PCCh en Beijing.

Otro caso conocido fue el 21 de julio pasado, cuando dos ciudadanos chinos que trabajaban con agentes estatales del PCCh, fueron condenados por el robo de cientos de millones de dólares, incluyendo el hackeo a laboratorios que trabajan en la vacuna del virus PCCh, según reportó el DailyMail.

Diversas fuentes avalan que el PCCh tiene claras intenciones de convertirse en el país más poderoso del mundo, y para lograr sus propósitos perversos necesita de los conocimientos y avances que posee Estados Unidos, para lo cual no escatimará esfuerzos en intentar por todos los medios robar información valiosa de Universidades, ejército, empresas y gobierno estadounidense. 

Andrés Vacca – BLes.com