Redacción BLes – Los ciudadanos cubanos denuncian que el régimen comunista de Cuba los encerró dentro de sus casas para evitar las manifestaciones que se habían programado para ayer lunes 15 de noviembre en pos de la libertad y contra la dictadura castrista.

Los principales ideólogos de las protestas del 15-N, amanecieron el lunes con sus casas bajo vigilancia policial y la prohibición para salir a la calle como lo habían programado. El régimen realizó esta maniobra totalitaria de desactivar la marcha, alegando que estaban dirigidas a crear problemas en la isla y que habían sido organizadas en secreto por exiliados cubanos y por Estados Unidos. 

El grupo de derechos humanos Cubalex ha denunciado una escalada de intimidación y amenazas, y según informó, la policía arrestó a 11 personas mientras que otras 50 fueron bloqueadas en sus casas. 

Acorde a lo que informó The Guardian, el actor de televisión detenido en las protestas de julio, Edel Pérez, fue uno de los que denunció que no pudo salir de su casa porque había  dos agentes de seguridad del Estado vestidos de civil apostados en su puerta. 

“Me siento impotente y enojado”, expresó el actor de 35 años. “Están violando mis derechos constitucionales”.

Otra de las que denunció que estaban bloqueando su casa para evitar que vaya a la manifestación, fue la activista por la democracia, Saily González Velázquez. Según reportó CBS Miami, ella publicó un video en Facebook donde se puede ver a personas con carteles de “patria o muerte” que le gritaban “traidora”.

Mientras que Abraham Jiménez Enoa, periodista y columnista cubano del Washington Post, tuiteó el lunes que estaba “bajo asedio por agentes y policías vestidos de civil”.

“Es ya #15N. Sigo sitiado por policías y agentes vestidos de civil. Vecinos me dicen que el operativo de hoy es superior al de ayer. No lo puedo ver desde mi balcón porque un árbol los tapa. Solo veo sus pies. ¿Le temen tanto al periodismo, a que salga a contar la verdad?”, escribió. 

En las calles de la Habana hubo gran presencia policial, entre uniformados y vestidos de civil, y en todo momento el régimen, liderado por Miguel Díaz-Canel, intentó crear un clima de normalidad, por lo que organizó diversos actos para ‘celebrar’ el reinicio escolar, la reapertura del turismo y festejos por los 502 años de la fundación de La Habana este 16 de noviembre.

“Así amanece Cuba el 15 de noviembre, con más de 700.000 pioneros en las aulas, recibiendo amigos, familiares y turistas, reactivando el quehacer productivo, disminuyendo los casos de covid”, escribió Díaz-Canel en su Twitter, reforzando la propaganda de ‘aquí no ha pasado nada’.

Entre tanto desde la administración Biden se condenó lo que el secretario de estado Antony Blinken llamó, “tácticas de intimidación” del gobierno cubano.

“Pedimos al gobierno cubano que respete los derechos de los cubanos, permitiéndoles reunirse pacíficamente y manteniendo abiertas las líneas de Internet y telecomunicaciones”, dijo Blinken el domingo en un comunicado. 

Blinken había manifestado en un tuit el sábado: “El régimen cubano tiene la oportunidad de escuchar y escuchar al pueblo cubano durante las manifestaciones pacíficas del #15N y de demostrar respeto por los derechos humanos. Felicitamos al valiente pueblo cubano que muestra la fuerza de su voluntad y el poder de su voz”.

En julio de este año, decenas de miles de personas salieron a las calles bajo la premisa de “patria y vida” exigiendo libertad y alimentos, en una de las protestas más grandes de la historia de Cuba. 

Dichas protestas, desencadenaron un verdadero grito de guerra entre el pueblo cubano, que a pesar de la represión y las intimidaciones sigue dispuesto a poner fin al régimen castrista que desde hace 62 años continúa manteniendo un dominio absoluto en la isla.

Vanesa Catanzaro – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.