Nissa-Lynn Parson y su marido, Justin, decidieron regalar a su hijo Cayden, de 12 años, una lupa por Navidad para que pudiera poner en práctica uno de sus mayores aficiones: la lectura. En ningún momento pensaron que podría utilizarla con otros fines y provocar, por accidente, un incendio en el patio de su vivienda.

Tras recibir el regalo, Cayden y sus dos hermanos salieron al jardín delantero de la casa de esta familia de Texas para “quemar un par de agujeros en unos periódicos” al emplear la lupa para hacer fuego en ellos. No contaban con que el viento pudiera jugarles una mala pasada y provocar que se desatase un incendio en el patio, explica la CNN.

El aire arrastró las brasas procedentes de los periódicos hasta el césped, que prendió y provocó un pequeño fuego que calcinó la hierba y llegó a propagarse hasta la parcela del vecino.

“Todo estaba bajo control hasta que los niños entraron corriendo en la casa y dijeron que una esquina del jardín estaba en llamas y que las luces de Navidad se estaban derritiendo”, explica Parson, que recalca que sabía que sus hijos estaban fuera y que todo se debió a un accidente.

Cubos de agua, mantas, aspersores, mangueras… La familia Parson recurrió a todos los objetos a su alcance para sofocar el fuego y consiguió que todo quedara en un susto.

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2.000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Ad will display in 09 seconds