Redacción BLesEl congresista Doug Collins, elegido por Trump para liderar los esfuerzos legales contra el fraude electoral en Georgia, envió una carta cuestionando la falta de transparencia y credibilidad del recuento de votos a mano anunciado por el secretario de estado ya que el procedimiento carece de componentes básicos para excluir los votos ilegales. El presidente del partido republicano de Georgia también firmó la carta, reportó Breitbart.

El equipo legal de Trump presentó litigios en diversos estados por los resultados de las elecciones debido a la enorme cantidad de evidencia de fraude y manipulación a favor del candidato demócrata

En el estado de Georgia, cuando Trump lideraba las elecciones el 3 de noviembre, el conteo se detuvo presuntamente por la explosión de una tubería. Los vigiladores de urnas republicanos fueron enviados a sus casas, pero al día siguiente ‘aparecieron’ un gran número de votos para Biden. Reportes posteriores verificaron que nunca ocurrió dicha explosión.

Como consecuencia, el congresista Collins solicitó al secretario de estado de Georgia, Brad Raffensperger, un recuento de los votos que finalmente fue anunciado este miércoles para despejar dudas sobre la imparcialidad del proceso electoral.

El recuento manual tiene como objetivo eliminar los votos ilegales, principalmente aquellos enviados por correo, los cuales requieren una verificación de la firma entre la que se encuentra en los padrones versus la que viene en el sobre y en el voto y este paso se omitió.

El presidente del partido republicano de Georgia, David Shafer, cuestionó la ausencia de este componente clave del recuento para que el proceso realmente sea transparente y creíble.

“En 2018, cuando se emitieron 230.000 votos por correo, el 3,5% fueron rechazados por falta de coincidencia de firmas u otras razones. En 2020, cuando se emitieron más de 1.2 millones de votos en ausencia, y la tasa de rechazo cayó al 0,3%. ¿El aumento masivo de votos superó el proceso de verificación?”

Sumado a esto, solo permiten un observador o vigilante de urna republicano por cada 10 mesas de conteo, lo cual hace prácticamente imposible el trabajo de observar posibles irregularidades en el procedimiento.

En su carta, los republicanos dudan de que llevar a cabo el procedimiento de esta manera, tendrá algún efecto: “Esto plantea serias preocupaciones en cuanto a si los condados llevaron a cabo correctamente la verificación de firmas y/u otro tipo de escrutinio de los votos por correo. De hecho, presenta la cuestión de si algunos condados llevaron a cabo o no algún tipo de escrutinio”.

Y añadieron: “No creemos que sea posible certificar los resultados de las Elecciones Generales de 2020 sin llevar a cabo esta investigación y análisis”.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com