Redacción BLesEl polémico proyecto de ley promovido por los disturbios del 6 de enero en el Capitolio, que al parecer amenaza con sustituir las libertades civiles, llamado Ley de Prevención del Terrorismo Doméstico de 2021 (DTPA, por la sigla en inglés) está causando revuelo entre los estadounidenses.

Para el autor Robert Wheeler: “La DTPA es esencialmente la criminalización de la palabra, la expresión y el pensamiento. Lleva la cultura de la cancelación un paso más allá y prácticamente proscribe las opiniones impopulares”, según escribió el 27 de enero en el sitio web The Organic Prepper.

Y agrega: “Esta ley facultará a los servicios de inteligencia, a las fuerzas del orden e incluso a las alas militares de la clase dirigente estadounidense para reprimir a las personas que se adhieran a determinados sistemas de creencias e ideologías”.

La DTPA autoriza al Departamento de Seguridad Nacional (DHS), al Departamento de Justicia (DOJ) y a la Oficina Federal de Investigación (FBI), para supervisar, investigar y perseguir los casos de terrorismo doméstico.

Este proyecto de ley está muy orientado contra la llamada “supremacía blanca”, sin definir qué se entiende como tal .

Así, junto a las tres entidades ya mencionadas ordena al Departamento de Defensa para que cree un grupo de trabajo interinstitucional para combatir la infiltración de supremacistas blancos en los servicios uniformados y en las fuerzas del orden federales.

Dado que la DTPA fue promovida a raíz de los disturbios ocurridos en el Capitolio el 6 de enero, para los críticos va contra los estadounidenses que votaron por Trump.

Trump mismo fue acusado de instigar la violencia, a pesar de que no se presentaron pruebas de ello, sino todo lo contrario, él invitó a los manifestantes la calma y a regresar a sus casas.

Por su parte la excongresista Tulsi Gabbard considera que el proyecto de ley criminaliza efectivamente a la mitad del país.

“Empiezas a mirar, obviamente, tiene que ser una persona blanca, obviamente, probablemente masculino, libertarios, cualquier persona que ama la libertad, la libertad, tal vez tiene una bandera americana fuera de su casa, o las personas que, ya sabes, asistieron a un mitin de Trump”, dijo Gabbard, de acuerdo con The Washington Times. 

Y agregó: “¿Qué características estamos buscando al construir este perfil de un potencial extremista, de qué estamos hablando? Los extremistas religiosos, ¿hablamos de cristianos, cristianos evangélicos, qué es un extremista religioso? ¿Es alguien que está a favor de la vida? ¿A dónde nos lleva esto?”.

Junto con Gabbard otros ciudadanos también expresaron su preocupación por la utilización que se le podría dar a la ley.

“Preocúpese mucho. Estados Unidos está desapareciendo como país libre”, escribió el internauta @AlistairNic  aludiendo a la DTPA el 30 de enero.

“Esto convierte a las agencias gubernamentales en un arma para perseguir a los oponentes políticos basándose en el espíritu de los comentarios. Es horroroso”, comentó el usuario de Twitter @DougFussell1.

José Hermosa – BLes.com