Redacción BLesEl jueves 26 de agosto una serie de atentados terroristas en Kabul, dejaron casi un centenar de personas muertas entre los que se encontraban por lo menos 13 estadounidenses. El grupo terrorista que se adjudicó los ataques es una fracción del ISIS, conocida como IS-K, la cual funciona como una filial regional del Estado Islámico. 

Afganistán, que ya viene sufriendo tras la invasión de los talibanes acaba de padecer un nuevo golpe tras concretarse las amenazas terroristas de la agrupación ISIS, concretamente de su rama local, conocida como IS-K o ISIS-K, en referencia a la histórica región iraní y centro asiática de Khorasan. 

El IS-K, que anteriormente combatió a las fuerzas estadounidenses en Siria e Irak, se responsabilizó por el ataque que mató a decenas de personas, incluidos afganos que intentaban salir del país y al menos una docena de militares estadounidenses.

“No perdonaremos. No olvidaremos. Los perseguiremos y les haremos pagar”, dijo el presidente estadounidense Joe Biden en declaraciones en la Casa Blanca, prometiendo que las acciones de ese grupo no detendrían el puente aéreo de evacuación, según reportó Reuters.

¿Qué es el Estado Islámico Khorasan ?

El Estado Islámico Khorasan se formó a finales de 2014 y opera como filial de ISIS tanto en Afganistán como en Pakistán.

Entre los miembros fundadores había militantes que abandonaron tanto a los talibanes afganos como a los talibanes paquistaníes, tras manifestar su descontento con líderes y antiguos compañeros, según reportó Forbes en un informe especial.

En un video de 2015, el líder del grupo en ese momento, Hafiz Saeed Khan, y otros altos comandantes prometieron lealtad a Abu Bakr al-Baghdadi, entonces líder del Estado Islámico, y se declararon administradores de un nuevo territorio de ISIS en Afganistán.

La filial regional se hizo conocida por gobernar bajo una interpretación estricta de la ley islámica, utilizando tácticas de aplicación violentas, como llevar a cabo ejecuciones públicas, matar a ancianos tribales y cerrar escuelas.

Su líder Khan fue asesinado en 2016 durante un ataque con drones estadounidenses. Mientras que Baghdadi murió en 2019 luego de que detonara un chaleco explosivo durante una redada de las fuerzas estadounidenses.

Le recomendamos: Ingeniero REVELÓ TODO sobre la CONSTRUCCIÓN de bases subterráneas en EEUU

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Cabe destacar que los talibanes y la agrupación ISIS-K, se consideran mutuamente como enemigos. La filial del Estado Islámico ha estado en desacuerdo con los talibanes, que ahora controlan Afganistán, desde su fundación. 

Actualmente ambas agrupaciones tienen varias disputas abiertas por los recursos y el territorio, aunque son sus diferencias ideológicas su principal traba. 

“La hostilidad entre los dos grupos surgió tanto por diferencias ideológicas como por la competencia por los recursos. EI acusó a los talibanes de obtener su legitimidad de una base étnica y nacionalista estrecha, en lugar de un credo islámico universal”, dijo el centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Stanford.

Durante los últimos años, especialmente durante la era Trump, Estados Unidos logró grandes avances en negociaciones con los , Talibanes para lograr acuerdos de paz, pero muchos de los más radicales, motivados por su odio a Occidente, vieron estos acercamientos como una traición y decidieron pasarse a las filas del ISIS.

Respecto a los atentados del jueves, un funcionario talibán dijo a Reuters que el grupo arrestó a un combatiente de ISIS en el aeropuerto hace unos días y durante un interrogatorio les contó sobre los planes de ataques. En respuesta, los talibanes dijeron que pospusieron las reuniones en lugares públicos y aconsejaron a sus principales líderes que no se reunieran, pero evidentemente no lograron detener los ataques suicidas.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.