SANTIAGO DE CHILE (AP) — Tras los fallidos pronósticos de las encuestadoras que auguraron el triunfo de la derecha en la primera vuelta electoral chilena de noviembre, ahora la atención está centrada en cuántos puntos o décimas separarán al expresidente derechista Sebastián Piñera del candidato oficialista, el senador independiente Alejandro Guillier, en la segunda vuelta electoral del domingo.

Si Piñera retorna al palacio de gobierno de La Moneda, el país dará un giro a la derecha y seguirá a otros países de la región, como Argentina, Perú y hasta Brasil. Si gana el independiente Guillier habrá que esperar qué tipo de liderazgo tiene para ponerse a la cabeza de la fragmentada coalición de centroizquierda Nueva Mayoría, de la que el centrista Partido Demócrata Cristiano, PDC, se apartó para intentar una fallida aventura presidencial, sola.