Redacción BLesEl polémico proyecto de ley de infraestructura demócrata de 1,2 billones de dólares, no podría haber sido aprobado el viernes pasado si no hubiese contado con el apoyo de 13 representantes republicanos que votaron a favor. El expresidente Trump no escatimó críticas contra estos funcionarios durante un discurso en una cena en la que estaba presente uno de ellos.

Durante la cena anual del Comité del Congreso Nacional Republicano el lunes 8 de noviembre no podía faltar el discurso del expresidente Donald Trump, quien declaró abiertamente y durante varios minutos contra los 13 republicanos desertores que permitieron con su voto la aprobación del tan criticado proyecto de infraestructura impulsado por el presidente Biden.

Acorde a lo reportado por Fox News, a partir de fuentes que presenciaron el duro discurso, entre los presentes estaba la representante Nicole Malliotakis, una de las 13 que votaron a favor.

Juliegrace Brufke, del New York Post, informó el martes a través de su cuenta de Twitter que Malliotakis estaba “visiblemente conmovida” por los comentarios de Trump. 

A pesar de las luchas internas entre los moderados y progresistas del partido demócrata, lograron acordar la aprobación del proyecto, que contó con el apoyo de los 13 republicanos en una votación final de 228-206. Lo que implica que si los republicanos hubieran votado siguiendo la línea de su partido, el proyecto habría sido rechazado.

Por otro lado no todos los demócratas votaron a favor, los seis miembros del llamado “escuadrón demócrata” que representan el ala más izquierdista del partido, dejaron ver su enfrentamiento cada vez más notable con el resto de sus colegas y votaron en contra del ambicioso proyecto. 

Las críticas al proyecto se centran en que tras su aplicación se esconden muchos objetivos buscados por la izquierda radical, que nada tienen que ver con la infraestructura de los Estados Unidos.

Entre los que se encuentra  una fuerte inserción de los sindicatos en la industria, nuevas “protecciones laborales” que podrían ir en contra de un desarrollo económico sostenible y la mayor expansión de programas sociales desde la década de 1960.

También se ha mencionado que el enorme aumento en el gasto público provocará un aumento inevitable de la inflación, lo que ya implica un problema en la actualidad para los estadounidenses que están viendo caer sus salarios reales considerablemente. 

Los republicanos que apoyaron el proyecto de ley, en su mayoría argumentaron que proporcionaba fondos para importantes proyectos de infraestructura en sus distritos. Los 13 representantes son: Adam Kinzinger de Illinois, Don Bacon de Nebraska, Don Young de Alaska, John Katko de Nueva York, Tom Reed de Nueva York, Andrew Garbarino de Nueva York, Malliotakis de Nueva York, Brian Fitzpatrick de Pensilvania, Chris Smith de Nueva Jersey, Jeff Van Drew de Nueva Jersey, Fred Upton de Michigan, Anthony González de Ohio y David McKinley de Virginia Occidental.

Trump siempre se manifestó en contra del proyecto y en general del plan de gastos de la administración Biden. Concretamente el viernes pasado, durante una entrevista con Fox News, criticó duramente el proyecto que se estaba por aprobar y lo tildó como la “ley Green New Deal” de Biden.

El expresidente advirtió que la legislación es un derroche de los fondos de los contribuyentes y que, si se aprueba, el pueblo estadounidense enfrentará aumentos de impuestos de forma inevitable.

Las críticas hacia ellos no fueron solo de Trump, varios congresistas republicanos expresaron su descontento. 

El representante republicano Madison Cawthorn pidió desde su cuenta de Twitter que cualquier republicano que apoye el proyecto de ley sea castigado durante sus próximas elecciones.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.