La provincia rechazó la instalación de criaderos de salmón en el Canal de Beagle, frente a las costas de Tierra del Fuego, y en toda jurisdicción provincial. En 2018, Argentina acordó con Noruega para instalar la industria en esas aguas.

La Legislatura de Tierra del Fuego aprobó hoy por unanimidad un proyecto de ley del kirchnerismo que prohíbe la cría de salmones en la provincia.

El texto había sido presentado por el legislador provincial Pablo Villegas, del Movimiento Popular Fueguino (MOPOF), y asegura que la cría de este pez amenaza el medio ambiente, la salud de las personas y las economías regionales.

El proyecto fue apoyado por organizaciones ambientalistas locales y nacionales, y es la consecuencia de más de 2 años de negociaciones, cuando en 2018 se empezó a hablar del posible establecimiento de salmoneras en el Beagle.

En rigor, solo se trató de un proyecto de factibilidad suscripto por la ex gobernadora Rosana Bertone con empresas noruegas, derivado de un convenio de cooperación firmado por el entonces presidente Mauricio Macri con autoridades extranjeras, donde la actividad está permitida.

Los estudios de factibilidad nunca se terminaron y Bertone decidió no avanzar con el proyecto, aunque varias ONGs, grupos políticos del Conicet y de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (Untdf) comenzaron a presionar para que se sancionara una ley que prohibiera la salmonicultura en el territorio fueguino.

“La sanción de esta ley es una clara y contundente definición institucional que destaca la importancia que tiene para los fueguinos la protección y conservación de nuestros recursos naturales, del patrimonio genético de nuestros seres vivos y de su ambiente para un desarrollo económico sostenible”, dijo el diputado Villegas.

“Tierra del Fuego será pionera a nivel global en proteger al ambiente contra este proceso nocivo para el medio ambiente y el ecosistema natural”, sostuvo Villegas a la prensa fueguina. El diputado recordó que los chefs Francis Mallman y Narda Lepes se sumaron a la campaña contra la cría de salmones, asegurando falsamente que “los pocos puestos de trabajo que puede generar, en comparación con el impacto ambiental, es irreparable”.

Hace un par de décadas atrás, el salmón había logrado precios accesibles para la clase media debido a los avances tecnológicos que permitían esta cría relativamente barata. Una prohibición de este calibre generará subas en sus precios, y el salmón deberá importarse del extranjero a precios altísimos.

También le recomendamos: La Unión Soviética ordenó a Oswald asesinar a JFK, revelan exjefes de la CIA y KGB (Video)

Ad will display in 09 seconds

Así, el consumo de este pescado volverá a ser de exclusividad para las clases más altas del país, entre ellos los empresarios prebendarios y la clase política.

Además, es falso lo que dijeron algunos investigadores del Conicet en la argumentación de esta ley. El virus ISA (Anemia Infecciosa del Salmón) y otros patógenos no llegan a los humanos por estas crías, ya que se les dan abundantes antibióticos y fungicidas.

Estos no generan ningún efecto adverso en los humanos, aunque es cierto que como se incorporan en la comida, luego son liberados al medio ambiente en el excremento. De todos modos, no existe evidencia científica suficiente para afirmar que estos medicamentos afecten a los organismos esenciales que sostienen a los ecosistemas.

Por Derechadiario.com.ar