Redacción BLesDistintos grupos progresistas acordaron entregarle al candidato demócrata Joe Biden, un informe con 100 currículums de personas de izquierda, en gran parte ligadas a los multimillonarios George Soros y Charles Koch, que podrían ser candidatas a incorporarse en el equipo de trabajo de Joe Biden. Lo que podría profundizar aún más las políticas radicales de izquierda que pretenden imponer.

En un esfuerzo enérgico por dar forma a una política exterior más progresista, una coalición de grupos de izquierda entregó el viernes una lista detallada de 100 candidatos que recomiendan a Biden para cubrir puestos jerárquicos en caso de que la justicia no actúe como corresponde contra el fraude electoral y finalmente Biden asuma la presidencia.

Contribuyeron decenas de grupos en el armado de la lista, incluido el Progressive Change Institute; el Revolving Door Project; Friends of the Earth U.S., el Center for Economic and Policy Research; Quincy Institute for Responsible Statecraft y el Arab American Institute.

La polémica lista, incluye entre otros a una docena de académicos del Quincy Institute for Responsible Statecraft, el grupo de expertos financiado por Charles Koch y George Soros. 

Además del Instituto Quincy y la Open Society Foundation, la lista incluye a varios funcionarios del Consejo Nacional Iraní Estadounidense, que durante mucho tiempo ha presionado para que Estados Unidos normalice las relaciones con Irán. El grupo ha sido acusado de actuar como agente extranjero.

También se incluye entre los nominados a una ex funcionaria de Human Rights Watch, Sarah Leah Whitson, quien solicitó donaciones a Arabia Saudita prometiendo atacar a los grupos pro-Israel. 

La lista está principalmente basada en académicos pertenecientes a grupos de izquierda que dicen estar alineados contra la guerra y luchar por los derechos de igualdad.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||966c89883__

Ad will display in 09 seconds

Alrededor del 65 por ciento son mujeres o personas de color, aseguró Yasmine Taeb, investigadora principal del Centro Progresista de Política Internacional y una de las que impulsó el informe. 

Yaeb, aseguró que este es sólo el primer esfuerzo integral y coordinado de la izquierda para influir de manera directa en las decisiones de Joe Biden, con la intención de nombrar progresistas que lo acompañen en su trabajo en materia de seguridad nacional y política exterior.

La lista sirve, además, como una forma de rechazo hacia los funcionarios de política exterior predominantemente de centro-izquierda que Joe Biden ha elegido hasta el momento.

Eric Edelman, quien se desempeñó como subsecretario de defensa para políticas en la administración de George W. Bush, dijo respecto a la lista: “Aunque es difícil generalizar sobre una lista de 100 personas, esto, con algunas excepciones notables, se lee como un directorio de personas que forman parte de la red izquierdista financiada por Koch-Soros”.

Este reclamo hacia Biden y su campaña, se suma a los reclamos efectuados por el otro sector progresista aliado a los demócratas, Black Lives Matter (BLM). Argumentando que “el pueblo negro ganó esta elección”, la cofundadora del movimiento marxista BLM, Patrisse Cullors, escribió una carta en noviembre al candidato presidencial demócrata Joe Biden y a su compañera de fórmula Kamala Harris, para “para comenzar el trabajo inmediato de la liberación negra”.  

Ni Biden ni su círculo de confianza ha emitido comentario alguno sobre este tipo de reclamos. Pero dado que su cercanía a la izquierda extrema le ha provocado malos resultados en las elecciones de noviembre, se espera que hasta pasadas las elecciones de enero tampoco emita comentarios ni acciones concretas que lo vinculen tan evidentemente a la izquierda.

Andrés Vacca – BLes.com