En su primera semana como Jefe de Estado el mandatario ecuatoriano promulgó numerosas leyes como la restauración de la libertad de expresión, un mejor uso de los bienes públicos y una reestructuración financiera en un intento de reparar el país de los 14 años de correísmo.

El pasado 24 de mayo, Guillermo Lasso asumía la presidencia de Ecuador, bajo la promesa de recuperar la libertad de expresión y la libertad de mercado en el país latinoamericano que hace 15 años que estaba dominado por la extrema izquierda castrochavista.

En su primera semana de gobierno, Lasso envió a la Asamblea Nacional el proyecto de Ley Orgánica de Libre Expresión y Comunicación

Este proyecto de ley busca cerrar los organismos de control de la prensa que creó Rafael Correa, además de garantizar como un derecho humano la libertad de expresión esté plenamente garantizado.

Durante el gobierno correísta, la libertad de expresión y de prensa fueron puestas como una problemática a resolver por el régimen revolucionario. Multas, arrestos arbitrarios y censuras a los medios por hablar en contra del gobierno fueron la norma en la última década. Ahora, Lasso busca volver a las bases de una democracia liberal.

Según Cedatos, el presidente Lasso alcanzó un 70% de aprobación en sus primeros 10 días al frente del gobierno, justificado en su gran mayoría por el impulso de esta ley.

Le recomendamos: SECRETOS OCULTOS: las 3 TEORÍAS de LO QUE PASÓ

Ad will display in 09 seconds

Con relación a los primeros decretos firmados por Guillermo Lasso, el Presidente lanzó las “Normas de Comportamiento Ético Gubernamental“, que involucran a todos los funcionarios del Ejecutivo, a sus familiares y a sus clientes, e indican una serie de pautas de transparencia para evitar la corrupción.

Eliminar el nepotismo. Los familiares del presidente, vicepresidente, ministros, viceministros, secretarios, subsecretarios y directores de empresas públicas, hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad o aquellos con quienes existan relación por uniones de hecho, no podrán ser contratados. Además, los cónyuges del presidente y del vicepresidente no recibirán sueldo.

Uso responsable de la flota presidencial. Las aeronaves presidenciales serán usadas única y exclusivamente para asuntos de carácter oficial del Estado y se deberá difundir en todo viaje la lista de pasajeros, descripción de la carga, ruta de vuelo y el destino.

Uso responsable de los vehículos presidenciales. Los vehículos del ejecutivo deberán usarse solo para actividades institucionales, y siempre tener placas, símbolos o signos de la institución.

Uso responsable de los edificios gubernamentales. Se prohíbe el uso de las instalaciones públicas para reuniones, fiestas y celebraciones privadas.

Despersonalización de la Presidencia. En las oficinas y despachos gubernamentales no habrá retrato del Presidente de la República.

Transparencia. Los funcionarios no podrán mantener reuniones con jueces, asambleístas y miembros de otras funciones del Estado. Además se prohibirán los regalos a los funcionarios públicos. Tampoco se podrá pedir a funcionarios, cuotas o colectas para regalos a beneficio de otros servidores públicos.  

En temas económicos, Lasso dispuso que las instituciones de referencias crediticias eliminen de sus registros las deudas menores a US$ 1.000, con esto pretendió lograr que los ciudadanos con pequeñas deudas puedan volver a acceder a créditos, sin eliminar el derecho al cobro.

Esta medida beneficiará a 1,7 millones de ecuatorianos, pero no implicará que las deudas queden saldadas, si no que simplemente no serán un impedimento para la toma de créditos.

En temas económicos, Lasso dispuso que las instituciones de referencias crediticias eliminen de sus registros las deudas menores a US$ 1.000, con esto pretendió lograr que los ciudadanos con pequeñas deudas puedan volver a acceder a créditos, sin eliminar el derecho al cobro.

Esta medida beneficiará a 1,7 millones de ecuatorianos, pero no implicará que las deudas queden saldadas, si no que simplemente no serán un impedimento para la toma de créditos.

En el tema sanitario, lanzó el “vacunómetro”, un conteo permanente de los ecuatorianos que han sido vacunados y que estará a disposición de la ciudadanía en tiempo real a través de su sitio web oficial.

A diferencia del anterior gobierno donde las personas necesitaban sacar citas para vacunarse, Lasso ordenó la alianza del Ministerio de Salud con el Consejo Nacional Electoral para que todas las personas puedan vacunarse en sus recintos electorales respectivos sin tener que registrarse previamente, teniendo como prioridad para la vacunación a los adultos mayores.

Además, decretó que su vicepresidente Alfredo Borrero, tendrá un rol ejecutivo y activo dentro de la gestión estatal de salud, a la par del Ministro de Salud. 

El segundo mandatario es un médico con 40 años de trayectoria, que se disparó a la popularidad por haber dirigido el fondo “Salvar Vidas” junto a Lasso en los primeros meses de la pandemia, que recaudó 8 millones de dólares para ayudar desde la iniciativa privada a los pacientes de Covid, especialmente en ciudades como Guayaquil.

Alfredo Borrero Vega Vicepresidente del Ecuador (Julissamorasalazar/CC BY-SA 4.0)

Otras decisiones menores pero que también tomó Lasso en los últimos días:

Derogó un decreto de Rafael Correa en el que se impedía a las personas tomar bebidas alcohólicas los domingos en bares, restaurantes y hoteles con el supuesto fin de evitar problemas de seguridad.

Esto no tuvo injerencia en los índices de seguridad, pero perjudicó de gran manera a los comercios gastronómicos, que solían sacar sus mayores ganancias con la venta de bebidas alcohólicas los fines de semana.

También vetó una parte de la Ley de Seguridad Social, para reformar quiénes deben conformar el Consejo Directivo del IESS, el instituto que se encarga de repartir los planes sociales y las jubilaciones en Ecuador.

Por último, vetó una ley en materia de transporte que establecía la prohibición de que plataformas como Uber Cabify compitan en el país.

Fuente: La Derecha Diario