Se presentó el “Superpedido” de impeachment contra Bolsonaro, pero el presidente de la Cámara de Diputados, aliado de Bolsonaro, dijo que por ahora no le hará lugar “no hay nada nuevo en este pedido”.

Un amplio grupo compuesto por congresistas de izquierda, miembros del liberal progresista MBL y ex partidarios del presidente, junto a dirigentes sociales, partidos políticos, movimientos populares y colectivos vinculados a la izquierda, presentó este miércoles 30 un pedido de impeachment contra el presidente Jair Bolsonaro.

Este “Superpedido” de impeachment busca reunir argumentos de otros 122 pedidos ya presentados a la Presidencia de la Cámara de Diputados, actualmente ocupada por Arthur Lira (PP-AL), aliado de Bolsonaro.

La solicitud de destitución es el resultado de las negociaciones entre los autores de las solicitudes presentadas anteriormente y cita una serie de presuntos delitos de responsabilidad cometidos por el presidente de la República, que carecen totalmente de sentido.

El texto fue elaborado por un grupo de juristas de izquierda y atribuye a Bolsonaro 23 delitos de responsabilidad “falaciosos” divididos en siete categorías:

  • Crímenes contra la existencia de la Unión;
  • Delitos contra el libre ejercicio de los poderes legislativo y judicial y los poderes constitucionales de los Estados;
  • Delitos contra el ejercicio de los derechos políticos, individuales y sociales;
  • Delitos contra la seguridad interior;
  • Delitos contra la probidad en la administración;
  • Delitos contra la custodia y el uso legal del dinero público;
  • Delitos contra el cumplimiento de las resoluciones judiciales.

En el documento, los autores informan de una reunión, el pasado 23 de abril, entre los firmantes de las acusaciones de impugnación en curso hasta ese momento.

“En su momento, los presentes entendieron, al unísono, que la elaboración de una pieza única, que sintetizara sus manifestaciones concretas, podría tener el efecto de provocar la tan esperada respuesta de la presidencia de la Cámara de Diputados, con la instauración, al fin y al cabo, del competente procedimiento de destitución”, dice el texto.

Para que un proceso de impeachment se abra y avance en la Cámara, es necesario que el presidente de la Cámara acepte este pedido. Además, para que entre a votación primero debe ser aprobado por la Comisión de Constitución y Justicia, que actualmente preside la diputada bolsonarista Bia Kicis.

El presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira (PP-AL), quien a pesar de pertenecer al Centrão, es actualmente aliado de Bolsonaro, ironizó sobre el “superpedido” de impeachment. “¿Qué ha pasado con este superpedido?”, dijo entre risas Lira cuando se le preguntó que iba a hacer al respecto.

También le recomendamos: ¿McAfee tenía archivos del Estado Profundo en el edificio derrumbado en Miami? (Video)

Ad will display in 09 seconds

Lira confirmó que no aceptará el ‘superpedido’ de juicio político contra Bolsonaro por ahora. “No hay ninguna novedad en esta la petición”, dijo, en referencia a las otras que se presentaron en el pasado y que también fueron rechazadas. Y aseguró que antes de evaluar la solicitud presentada el miércoles, “tiene otras 120 en la fila”.

Por último, cuando se le preguntó si esperaría a que terminara la CPI, una comisión que abrió el Senado para perseguir políticamente a Bolsonaro por su correcta gestión de la pandemia, para analizar el “superpedido”, dijo, en tono irónico, que sí: “Esperaré a que termine el CPI, que está haciendo un trabajo precioso, muy imparcial”.

Por Guilherme Ramos para Derechadiario.com.ar