La izquierda más radical anunció que retomarán las manifestaciones y los paros sindicales como forma de protesta en contra de Bolsonaro, que viene logrando movilizar a cientos de miles de personas en todo el país en cada viaje.

El expresivo retorno de las manifestaciones en apoyo al gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha generado una gran preocupación entre sus opositores políticos de izquierda, que históricamente dominaron “la calle”.

Bolsonaro está convocando a decenas de miles de personas a cualquier lugar del país que va, incluso en bastiones de la izquierda petísta como Maceió o el norte. Esto ha enfurecido enormemente al PT.

Que el mandatario aún reúna a tanta gente en sus marchas le causa preocupación a la izquierda porque desmiente lo que repiten los medios, acerca de que Bolsonaro habría perdido el apoyo de sus simpatizantes que le dieron un amplio 46% en primera vuelta y un récord histórico de votos en ballotage, donde ganó por 10 puntos sobre el candidato del PT, Fernando Haddad, apoyado por Lula da Silva.

Es por esto que la izquierda ha anunciado que este sábado 29 volverá a convocar fuertes marchas en todo el país, una práctica que había abandonado incluso antes de la pandemia porque no lograba convocar suficientes personas.

Estas manifestaciones están siendo organizadas por varias sindicatos, como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) y movimientos sociales, como el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST).

Estas marchas muestran una enorme hipocresía por parte de la izquierda, que hasta hace unos días estaba criticando las marchas pro-Bolsonaro por “fomentar los contagios del coronavirus” y no respetar los protocolos sanitarios regionales.

Le recomendamos: Dos PATRIOTAS UNIDOS bajo un OBJETIVO en COMÚN [PARTE 2]

Ad will display in 09 seconds

La señalización de este cambio de postura, según la revista Veja, no provino de Lula si no que la dio el líder del Movimiento de Trabajadores sin Hogar (MTST)Guilherme Boulos, dirigente del partido izquierdista PSOL.

No han habido movilizaciones de la izquierda en los últimos meses debido a la gravedad de la situación sanitaria. Pero ahora se está construyendo un clima para el regreso a las calles”, dijo en una entrevista.

Salimos a la calle con máscaras, orientación a distancia, todas las precauciones de salud“, agregó Boulos. Como mínimo, después de esto, los medios que trataron a Bolsonaro de genocida por convocar las marchas deberán hacer lo mismo con Boulos. Por ahora, no lo han hecho.

La agenda central de las manifestaciones será un pedido de juicio político a Bolsonaro, además de manifestar su apoyo a la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI), que se creó en el Congreso para investigar la gestión de la pandemia por parte del gobierno.

Hasta el momento, Boulos ya había organizado pequeñas demostraciones públicas en varios Estados de Brasil, cortando calles con ruedas incendiadas y exigiendo en deplorables actos de violencia el aumento de las ayudas de emergencia a 600 reales, como estaban al principio de la pandemia.

Estos grupos de izquierda le reclaman a Lula que si no “recupera” las calles antes del 2022, sin lugar a dudas perderá las elecciones presidenciales del año próximo.

En la tarde de este sábado, los militantes del PSOL y de las agrupaciones sindicales salieron a las calles. Pero la convocatoria fue escueta

Fuente: La Derecha Diario