En el condado de Los Ángeles, 31 salvavidas ganan entre 50.000 y 131.500 dólares sólo en horas extras, según una investigación reciente.

n el verano de 1984, deseaba desesperadamente nadar en la parte profunda del agua con mis amigos en la piscina local. No sabía nadar muy bien -sólo tenía cinco años-, pero eso no me detuvo.

Me zambullí en el trampolín a 3 metros de profundidad y comencé a agitarme y a tambalearme. Probablemente me habría hundido hasta el fondo si un salvavidas no hubiera saltado y me hubiera salvado.

Traigo a colación esta anécdota por una razón. Nuevos informes muestran que muchos salvavidas de California están ganando mucho dinero, más que el gobernador Gavin Newsom ($210.000 dólares), el gobernador mejor pagado de los Estados Unidos.

Durante el fin de semana del Día de los Caídos, Forbes publicó una investigación de OpenTheBooks que muestra que ser salvavidas en California puede ser bastante gratificante. De hecho, los resultados son sorprendentes.

“Nuestros auditores de OpenTheBooks.com descubrieron que los salvavidas ganan una fortuna en el condado de Los Ángeles”, escribió Adam Andrzejewski, colaborador principal y fundador de OpenTheBooks. “Siete salvavidas ganaron más de $300.000 y 82 salvavidas tuvieron ganancias totales que superan los $200.000 en 2019, el último año disponible”.

A la cabeza se encuentra Fernando Boiteux, quien ganó $391.971 dólares en salario combinado, beneficios y prebendas como “jefe activo de los salvavidas” en 2019. Le siguió el capitán Daniel Douglas, quien se llevó $368.668 dólares en una compensación total -incluyendo $140.706 dólares de salario base y $131.493 dólares en pago por horas extras-.

Casi todos los salvavidas mejor pagados eran hombres, señala el informe, y la paga se debía en gran medida a las horas extras. De hecho, 31 salvavidas ganaban entre $50.000 y $131.500 dólares sólo en concepto de horas extras. (Además, los salvavidas pueden jubilarse a los 55 años… ¡con un sueldo del 79%!)

No hace falta decir que la compensación y los beneficios son extraordinarios. Después de todo, según salary.com, el salario promedio anual de un salvavidas en Estados Unidos es de unos $30.000 dólares.

Así que cabe preguntarse: ¿qué hace que el condado de Los Ángeles sea tan diferente? (El artículo de Forbes no responde a esta pregunta, aunque Andrzejewski señala que es algo que los contribuyentes de Los Ángeles podrían empezar a preguntarse, teniendo en cuenta que los empleados públicos del estado “ya le cuestan a los contribuyentes $45.000 millones de dólares al año”).

Hay varias explicaciones posibles. Uno podría pensar que tal vez los salvavidas del condado de Los Ángeles son simplemente mejores que otros salvavidas de todo el país, por lo que ganan más. Pero no parece ser el caso. De hecho, incluso dentro del condado de Los Ángeles, el rendimiento no parece estar ligado a salarios más altos.

“Descubrimos que muchos de los salvavidas que ganaron la Medalla al Valor -que exhiben su valentía para salvar vidas- no llegaron a ocupar los primeros puestos de la nómina del condado”, señala Andrzejewski.

También le recomendamos: Lo que hay DETRÁS del ASESINATO del presidente de HAITÍ

Ad will display in 09 seconds

Se podría señalar que el costo de la vida es más alto en Los Ángeles que en la mayor parte del país. Aunque es cierto, las cuentas no cuadran. Al fin y al cabo, el salario promedio por hogar en Los Ángeles ($68.000 dólares) es sólo ligeramente superior a la media nacional. ¿Por qué los salarios de los salvavidas son de un valor atípico -y enorme- en comparación con los salarios de otros trabajos?

La mejor explicación parece ser la más obvia: un influyente sindicato de salvavidas y una pizca de clientelismo. El Wall Street Journal ofrece algunos puntos clave.

“La Asociación de Salvavidas del Condado de Los Ángeles hace posible [la lucrativa compensación]. Desde 1995, el sindicato ha negociado mejores salarios, horarios, beneficios y condiciones de trabajo”, señala Andrzejewski en el Wall Street Journal.

Pero la historia no acaba ahí. Los sindicatos siempre luchan por mejorar los salarios y las prestaciones. En este caso, sin embargo, parece que el sindicato obtuvo su lucrativo contrato mediante un acuerdo no competitivo entre el condado y Santa Mónica.

“En 2009, la ciudad de Santa Mónica firmó un contrato de 10 años y 25 millones de dólares con el condado para los servicios de salvavidas. En 2019 la ciudad amplió el contrato por cinco años y 17 millones de dólares”, señala el Wall Street Journal. “No había competidores identificados y el contrato no se sacó a licitación”.

La revelación de que muchos salvavidas del condado de Los Ángeles ganan salarios de seis cifras sólo en concepto de horas extras, gracias a un contrato sindical ventajoso es probablemente un poco agravante para los contribuyentes de California.

Después de todo, el “estado dorado” lidera habitualmente el país en cuanto a pobreza. Así que la idea de que algunos ganen salarios ridículos y reciban una compensación 10 veces superior a la media nacional es probablemente frustrante.

Pero es importante no envidiar a los salvavidas. Ellos no son los culpables. Los funcionarios del condado son los verdaderos culpables, aunque un poco de economía básica muestra que su comportamiento no es precisamente sorprendente.

El economista Milton Friedman observó que hay cuatro maneras de gastar el dinero.

  1. Puedes gastar tu propio dinero en ti mismo.
  2. Puedes gastar tu propio dinero en otra persona.
  3. Puedes gastar el dinero de otra persona en ti mismo.
  4. Puedes gastar el dinero de otros en otros.

El condado de Los Ángeles entra en la cuarta categoría: está gastando el dinero de otros (los contribuyentes) en otros (los salvavidas). Friedman señaló que las personas que gastan el dinero de esta manera son las menos propensas a preocuparse por la eficiencia con la que se gasta ese dinero.

“Si gasto el dinero de una persona en otra persona, no me preocupa de cuánto es”, señaló el Premio Nobel, “y no me preocupa lo que obtengo”.

Para los que intentan comprender mejor cómo un estado tan rico como California puede estar a la cabeza de la nación en pobreza, los salarios de los salvavidas ofrecen una pista. Esto no quiere decir que los salvavidas no sean valiosos. Como alguien que ha sido rescatado por uno de ellos, puedo dar fe de que lo son.

Sólo quiero decir que cuando los salvavidas ganan casi $400.000 dólares al año, es una señal de que hay mucha gente que gasta el dinero de unas personas en otras personas. Los resultados contrastan con la eficiencia y la armonía de los mercados laborales voluntarios.

Franklin Roosevelt se opuso célebremente a los sindicatos del sector público porque, como muchos, vio cómo servían a sus propios intereses a expensas del bien común.

Los salvavidas del condado de Los Ángeles son sólo el último ejemplo que demuestra lo cierto que es esto.

Por Jon Miltimore – fee.org.es