La marcha de las mujeres se está esfumando y tiene mucho sentido que esto ocurra.

Dos años después del inicio del movimiento, la Marcha de las Mujeres se está dispersando.

Gran parte de los medios de comunicación culparán de su decadencia a la falta de voluntad de los líderes, pero eso solo será parte de la historia. La otra razón por la que finalmente desaparecerá es porque fue un fraude desde el principio.

A pesar de sus ingeniosos esfuerzos, la Marcha de las Mujeres nunca representó a las mujeres como una fuerza unificada. En cambio, representó a mujeres radicalmente liberales que estaban molestas con los resultados de las elecciones presidenciales de 2016.

Hombre o mujer, la marcha encarnaba a un cierto segmento de la población que despreciaba al presidente Donald Trump. Pero en lugar de etiquetarse como tales, sus fundadores afirmaron que representaban a la mitad de la población.

Obviamente, eso no era cierto.

“La Marcha de las Mujeres no me representa porque no representa a todas las mujeres“, dijo a The Daily Signal Mykala Steadman, estudiante de último año de la Universidad Brigham Young de Idaho y pasante de la Fundación Heritage.

“La Marcha de las Mujeres no me representa porque creo en la igualdad de derechos, no en derechos adicionales”, añadió Deana Bass Williams, socia de Bass Public Affairs.

“La Marcha de las Mujeres no me representa porque no voto con mi anatomía y no voto con mi silla de ruedas. Voto con la cabeza, guiada por el corazón”, dijo Melissa Ortiz, una compañera de visita del Foro de Mujeres Independientes que nació con una discapacidad que la dejó atada a una silla de ruedas.

No es de extrañar que dos años después el movimiento se esté desmoronando. Resulta que el odio no es una fuerza sostenible.

En una marcha diferente a favor de las mujeres, llamada Marcha por la Vida, miles de hombres y mujeres salieron a las calles de Washington, D.C. Fue una hermosa celebración del 46º aniversario de la Marcha por la Vida, que es un aniversario que la Marcha de las Mujeres nunca verá.

Eso es porque en lugar de marchar por el odio, la Marcha por la Vida marchó por el amor. El amor por los no nacidos, que es nuestro derecho humano más fundamental. 

Si la Marcha de las Mujeres se hubiera fundado en el amor y hubiera sabido lo que representaba en lugar de contra lo que se oponía, habría tenido la oportunidad de sobrevivir a su escándalo más reciente con el antisemitismo. Pero al estar fundada en políticas de odio e identidad, esto fue suficiente para dividir al movimiento y derribar gran parte de él.

Los problemas de antisemitismo dentro de la Marcha de las Mujeres son profundos y serios, y justifican cada pequeña reacción que han recibido. Pero cuando la marcha inevitablemente deje de existir, su desaparición será mucho más que eso.

Nos recordará que el hecho de que las mujeres nazcan con las mismas partes del cuerpo no significa que pensemos y creamos lo mismo. Nos enseñará que pretender hablar por una mayoría cuando sólo eres una minoría marginal es una estrategia deshonesta y fraudulenta.

Pero lo más importante es que nos recordará que cada uno cosecha lo que siembra. Para la Marcha de las Mujeres, eso es división, ira y una cantidad increíble de odio.

Me alegrará que se vaya, porque como mujeres, representamos mucho más.

Por: Kelsey Harkness @kelseyjharkness

Kelsey Harkness es productora principal de noticias en The Daily Signal y co-anfitriona de “Problematic Women”, un podcast y un programa en vivo en Facebook. Envíe un correo electrónico a Kelsey.

A través de DailySignal.

Ir a la Portada BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Categorías: América EE. UU.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.