Redacción BLes– Tras una propuesta del Departamento de Estado, su secretario Mike Pompeo deberá decidir en los próximos días si volver a incluir a Cuba en la lista de Estados que según EE. UU. patrocinan el terrorismo. El país comunista figuraba en la lista hasta que en 2015 el presidente Obama decidió retirarlo.

La lista de patrocinadores estatales del terrorismo según el Departamento de Estado de los EE. UU. incluye actualmente tres países: Irán, Corea del Norte y Siria. Las desventajas por figurar en la lista incluye estrictas sanciones internacionales y límites a la colaboración exterior estadounidense.

En caso que Pompeo aprueba el plan, Cuba se uniría a Irán, Corea del Norte y Siria como los únicos países en la lista de Estados Unidos que patrocinan el terrorismo. Automáticamente implicaría la imposición de sanciones a la isla comunista.

Cuba fue agregada originalmente a la lista en 1982 por el presidente Ronald Reagan, donde permaneció hasta 2015, cuando el presidente Barack Obama ‘normalizó’ las relaciones con el país vecino.

Según indica el Departamento de Estado, los requisitos para que un país ingrese en la lista es haber brindado apoyo en repetidas ocasiones a actos de terrorismo internacional. Y las categorías de sanciones para los designados son: “restricciones a la ayuda exterior de Estados Unidos; prohibición de exportaciones y ventas de bienes de defensa; ciertos controles sobre las exportaciones de artículos de doble uso; y diversas restricciones financieras y de otro tipo”.

Le recomendamos:

También existen otros tipos de sanciones que penalizan a las personas y países que realizan cierto comercio con los miembros de la lista de ‘patrocinadores estatales del terrorismo’.

Ante la posibilidad de un escenario catastrófico, donde la justicia y los congresistas no cumplan con su deber y finalmente el candidato Joe Biden asuma la presidencia a pesar del escandaloso fraude electoral, la medida de incluir en la lista a Cuba podría frenar las intenciones de la izquierda demócrata de mejorar las relaciones con el país comunista.

El ex vicepresidente demócrata Joe Biden, ya amenazó anteriormente con que si llegara a asumir la presidencia revertiría las políticas del presidente Trump contra el gobierno de Cuba.

Durante este año el Departamento de Estado aseguró que Cuba se negó a extraditar a 10 sospechosos buscados en Colombia por un atentado con bombas en una academia de policía que mató a 22 personas e hirió a decenas más. Las autoridades también denunciaron que Cuba albergó a varios fugitivos estadounidenses.

En los últimos meses, el presidente Trump anunció nuevas restricciones para los estadounidenses que viajan a Cuba, con el fin de limitar al máximo que Estados Unidos financie al gobierno dictatorial comunista que rige en la isla.

Durante el discurso en el que anunció las restricciones, Trump fue crítico contra los regímenes comunistas de Latinoamérica y también contra el gobierno demócrata de Obama-Biden, a quienes acusó de haber sido cómplices de la dictadura de Castro a expensas del pueblo cubano. 

La mayor parte de los cubanoamericanos son críticos del régimen autoritario cubano y acompañaron al presidente Trump entre la enorme cantidad de votantes hispanos del estado de Florida y apoyaron en sus políticas de bloqueo.

Andrés Vacca – BLes.com