Redacción BLes– El senador demócrata Chris Murphy, en una entrevista con el New York Times, realizó declaraciones muy polémicas sobre el sistema democrático. Advirtió que la democracia en Estados Unidos podría estar en sus últimas etapas, afirmando que el concepto mismo es “antinatural” y que probablemente no funcione a largo plazo.

Murphy, quien ocupa un escaño en el senado desde 2013, también dijo que el sistema estadounidense podría “desmoronarse” en el futuro. En sus cuestionados dichos mencionó que esto no significa necesariamente que la actual administración sería el fin de la democracia, pero tampoco lo descartó.

“Tengo la creencia real de que la democracia no es natural”, dijo Murphy. “No administramos nada importante en nuestras vidas mediante el voto democrático que no sea nuestro gobierno. La democracia es tan antinatural que es ilógico pensar que sería permanente. Se derrumbará en algún momento, y tal vez ese momento no sea ahora, pero tal vez sí lo sea”.

Murphy se mostró desmotivado al admitir su extraño rol como político cuando dijo que siente que su trabajo es mantener este sistema unido para que sobreviva hasta la próxima administración. “Esa no es la razón por la que te dedicas a ninguna profesión: para evitar que se desmorone”.

También se le preguntó si el liderazgo de su partido, específicamente la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la minoría, el senador Chuck Schumer, ha sido “lo suficientemente enérgico” para afrontar las problemáticas de los estadounidenses frente al virus del PCCh. A lo que respondió: “la Legislatura como rama está particularmente mal equipada para liderar cuando se enfrenta a una crisis de salud pública que esquiva y teje de diferentes maneras todos los días”.

Curiosamente admitió que, si bien la idea de que el presidente Trump dirija la cadena de aprovisionamiento médico durante los próximos seis meses no le gusta, dijo ser consciente que Nancy Pelosi y Chuck Schumer no pueden hacerlo. Sólo el presidente Trump puede. “Estoy atrapado tratando de abogar por él para aumentar su poder.”

Durante sus dichos también criticó al presidente Trump por generar que sus amigos republicanos se sientan más distanciados ideológicamente de él, argumentó que “ahora las amistades y las conversaciones son más forzadas”, y agregó que no habla de política con ellos porque quiere “mantener la relación”. 

Se mostró molesto ante la sensación que personas a las que antes tenía en alta estima, a pesar de que eran de un partido diferente, se encuentren actualmente tanto más distanciadas por una brecha ideológica cada vez más amplia.

Andrés Vacca – BLes.com