Redacción BLesSenadores republicanos de Michigan están pidiendo una auditoría “completa” de los resultados de las elecciones presidenciales en el estado tras las denuncias de “errores” y “fraude electoral” durante el conteo de votos.

En una carta dirigida a la Secretaria de Estado local, Jocelyn Benson, los senadores Tom Barrett y Lana Theis argumentan que existen una serie de errores y fraude que están poniendo en duda el proceso electoral de Michigan y, por ende, instan a Benson a retrasar la certificación de los resultados.

“Todo ciudadano merece tener fe en la integridad del proceso electoral y su resultado”, dice la carta fechada el 13 de noviembre.

“Es nuestra responsabilidad, como servidores públicos elegidos, asegurar al pueblo de Michigan la integridad del proceso a través de la completa transparencia y la fiel investigación de cualquier acusación de maldad, fraude o abuso”, escribieron los senadores.

La carta de los senadores Barrett y Theis fue publicada 72 horas después que la campaña del presidente Trump presentara una demanda federal en Michigan para impedir que la secretaria de estado certifique los resultados de las elecciones hasta que las alegaciones de irregularidades, incompetencia y conteo ilegal de votos puedan ser investigadas y todas las boletas confirmadas.

En ese sentido, los senadores destacan que “desafortunadamente, se han hecho varias acusaciones graves que no pueden ni deben ser ignoradas”.

En primer lugar, mencionan un error de 6.000 votos en los resultados de las elecciones del condado de Antrim.

Sin embargo, apuntan que Antrim es solo uno de los 47 condados de Michigan que utilizaron el software Dominion Voting Systems para procesar sus votos.

“Esto es particularmente preocupante cuando al menos otro Secretario de Estado, específicamente en Texas, se negó a certificar el uso de Dominion Voting Systems porque el examinador no pudo verificar que el sistema estaba ‘a salvo de manipulación fraudulenta o no autorizada'”, añadieron los senadores.

En ese marco, señalan una serie de alegaciones de que “los funcionarios electorales manejaron críticamente numerosas boletas”. Pusieron como ejemplos que se contaron boletas inelegibles, atrasaron ilícitamente las boletas para hacerlas elegibles y duplicaron las boletas ilegalmente.

En tercer término, resaltan que hay denuncias de que boletas no aseguradas llegaron al Centro TCF, el lugar donde se contaban los votos, fuera de las urnas selladas y sin sobres.

Los senadores afirman que 40.000 boletas que fueron tomadas de vehículos de “fuera del estado” fueron todas “para un candidato”.

En último lugar, citan alegaciones de intimidación e interferencia ilegal y oficial con los aspirantes a las elecciones y los observadores electorales legales.

Las acusaciones -señalan en la carta- están respaldadas por declaraciones juradas de más de 100 ciudadanos de Michigan.

“Estas afirmaciones merecen toda nuestra atención e investigación diligente para asegurar la justicia y la transparencia en nuestro proceso electoral”, destacan los senadores republicanos.

“Debido directamente a estas cuestiones, solicitamos que se realice una auditoría completa de las elecciones generales de 2020 antes de la certificación de cualquier resultado”, afirman.

Miguel Díaz – BLes.com