Redacción BLes – Perú alertó sobre el desastre ecológico que provocó el oleaje producto de la erupción volcánica en Tonga el día sábado, acorde a lo que reportó la agencia de noticias Reuters.

Después de fuertes olas e inundaciones durante el fin de semana que provocaron el derrame de petróleo del buque Mare Dorium de la empresa Repsol, en el distrito costero limeño de Ventanilla, las autoridades ambientales peruanas y cientos de pescadores alertaron este martes las terribles consecuencias sobre la fauna marítima.

El Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que el derrame de petróleo, que ya lleva su cuarto día consecutivo extendiéndose en el mar de la costa peruana, había dañado la vida animal y vegetal de un área aproximada de 18.000 kilómetros cuadrados y le pide a la petrolera española Repsol que pague por los daños.

“Este es el peor desastre ecológico que se ha producido en los alrededores de Lima en los últimos tiempos y ha perjudicado gravemente a cientos de familias de pescadores. Repsol debe compensar inmediatamente los daños”, declaró el ministerio peruano vía Twitter.

La empresa Repsol explicó que las altas mareas formadas después de que la enorme explosión del volcán submarino en Tonga, a unos 10.000 km de distancia, provocaron que se altere el proceso de descarga de petróleo desde el buque a la refinería La Pampilla. 

El Ministro de Ambiente de Perú, Rubén Ramírez, aseguró el martes luego de reunirse con autoridades de la refinería, que el derrame corresponde a 6.000 barriles de petróleo, y que la multa que podría recibir la subsidiaria de Repsol ascendería a unos 35 millones de dólares.

Entre tanto Tine Van Den Wall Bake, portavoz de Repsol, negó que deba aceptar la responsabilidad del incidente alegando que ellos no causaron el desastre ecológico “y no podemos decir quién es el responsable”, según informó The Guardian.

Los residentes del distrito de Ventanilla atestiguan la gravedad del derrame que registraron en videos donde se ve las playas cubiertas de petróleo y las aves marinas moribundas.

Christel Scheske, especialista en conservación de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental aseguró que “los metales pesados ​​del petróleo crudo permanecerán en el ecosistema durante muchos años, lo que hará que los peces, moluscos y otras especies marinas sean peligrosos para el consumo humano y afecten a toda la red alimentaria marina”.

La Fiscalía General de la Nación dijo que el derrame “es el peor desastre ecológico en Lima en los últimos tiempos, y ha causado graves daños a cientos de familias de pescadores. Repsol debe indemnizar inmediatamente este daño”.

Tras la explosión volcánica, en Perú no hubo alerta de tsunami como si la hubo en Ecuador y Chile. Solo por la noche las autoridades comunicaron la posibilidad de “oleajes anómalos”, pero luego de que se conociera que dos mujeres habían muerto como consecuencia de haber sido arrastrada por las olas la camioneta en la que paseaban por la orilla de la playa.

Actualmente, la isla de Tonga sigue prácticamente aislada del resto del mundo, tras la enorme explosión volcánica que paralizó las comunicaciones.

Vanesa Catanzaro – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.