Se aprobó un habeas corpus presentado por el abogado del ex presidente que reinstituye el indulo presidencial que había firmado el ex mandatario Pedro Pablo Kuczynski en 2017.

En una decisión polémica pero que certeramente dejará contenta a una gran parte de la sociedad peruana, especialmente en pleno gobierno del desastroso Pedro Castillo, el Tribunal Constitucional aprobó el habeas corpus presentado contra la Corte Suprema por Alberto Fujimori, y el ex presidente de 83 años podría quedar en libertad.

Los jueces Ernesto BlumeJosé Luis Sardón y Augusto Ferrero votaron a favor, dejando sin efecto el fallo de la Corte Suprema en 2018 que anuló el indulto “por cuestiones humanitarias” que tenía Fujimori, firmado por el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Quien gobernara Perú entre 1990 y el año 2000, actualmente cumple prisión penal de Barbadillo por los casos La Cantuta y Barrios Altos, donde se lo condenó por violaciones de los derechos humanos durante la guerra contra grupos terroristas comunistas.

Sin embargo, por su avanzada edad y tras los reclamos de grupos fujimoristas, Kuczynski decidió indultarlo en 2017 pero fue rápidamente frenado por la Corte Suprema, que decidió rechazar esta acción.

Unos años después y viendo que Fujimori está empeorando de salud, su abogado Gregorio Parco Alarcón, presentó un recurso para que vuelva a entrar en efecto el indulto, algo que el Tribunal Constitucional reconoció como válido y desestimó el fallo politizado de la suprema Corte.

Muchos en Perú entienden que lo que hizo Fujimori durante la guerrilla de los 90s fue dentro de los parámetros de una guerra asimétrica y que sus actos deben entenderse en una situación de guerra y no de un normal funcionamiento democrático.

Si bien Fujimori llegó al poder democráticamente en 1990, en 1992 cierra el Congreso y declara un “Gobierno de Emergencia” para poner fin a la insurgencia comunista, lo cual hizo exitosamente en los años siguientes. En 1995, reinaugura las sesiones ordinarias del Congreso, ahora unicameral por la reforma constitucional.

La reacción del gobierno de Castillo

La decisión de la Justicia llega en un momento muy particular. El actual gobierno está dominado por ex guerrilleros y apologistas del terrorismo comunista de la década del ’90, mientras el Congreso le inició un proceso de destitución por severos casos de corrupción.

Desde ya, Castillo y sus principales funcionarios expresaron su enojo por la decisión del Tribunal Constitucional, y como siempre, pidieron abolir esta institución jurídica acusando de operar en favor del ex presidente.

El jefe de Gabinete Aníbal Torres, un abogado de derechos humanos que hizo toda su carrera en oposición al gobierno de Fujimori, dijo que va a intentar apelar la resolución y frenar su liberación. Pero expertos aseguran que el habeas corpus solo puede ser apelado por la persona afectada, con lo cual el Estado no tiene dónde cuestionar esa decisión.

El comunista no puede contener su ideología y expresó: “Siempre he estado en desacuerdo con la existencia del Tribunal Constitucional, no solamente con esta decisión, sino con otras decisiones anteriores que son contrarias“.

Y agregó: “¿Qué está haciendo el Tribunal Constitucional? Dar a conocer a la ciudadanía que garantiza la impunidad. La impunidad no de cualquier delincuente, sino de los que tienen cierto poder, como es el caso del señor Fujimori“.

Por su parte, el viceministro de Justicia, Juan Carrasco Millones, adelantó que el Gobierno planea acudir ante instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) para revertir el fallo del Tribunal.

Si bien el habeas corpus entra en efecto de inmediato, las disidencias deben ser leídas en singular y esto puede tardar algunas semanas, aunque por la condición de salud de Fujimori, se espera que este proceso se acelere lo máximo posible, y el ex presidente pueda al menos pasar sus últimos días en su casa.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.