En víspera de las elecciones presidenciales, la agrupación terrorista mató a 18 personas, entre ellas dos menores de edad. La Policía Nacional hablaba inicialmente de 14 muertes atribuidas a Sendero Luminoso.

A pocos días de las elecciones en Perú, la organización terrorista de ideología marxista, Sendero Luminoso, envió un mensaje claro:

“¡Quien vote por Keiko Fujimori es traidor, es asesino del Vraem, es asesino del Perú! ¡Pueblo peruano: nunca más fujimoriato. Nunca más Fujimori. Nunca más Keiko Fujimori!”.

Con la hoz y el martillo que representan al comunismo, empapelaron la zona donde mataron a 18 personas, entre ellas diez hombres, seis mujeres y dos menores de edad, cuyos cuerpos fueron calcinados.

El comandante general de la Policía Nacional, César Cervantes, confirmó los homicidios, aunque manejaba 14 personas asesinadas para ese momento. También destacó que los panfletos sí estarían vinculados con la organización terrorista Sendero Luminoso.

Los folletos pedían abiertamente imponer el socialismo en Perú, en su variante más sangrienta como es el maoísmo de China que mató a 65 millones de personas.

El ideario de la agrupación terrorista es compatible con el rival de Keiko Fujimori, Pedro Castillo, quien ha declarado públicamente que su modelo económico será el del socialismo del siglo XXI, tomando como ejemplo a los expresidentes de Ecuador, Rafael Correa; y de Bolivia, Evo Morales.

Por definición, el socialismo en su variante internacionalista no respeta la soberanía de las naciones sino que apunta al globalismo.

Como tal, Keiko Fujimori enfrentó públicamente a Evo Morales por su intervencionismo en las elecciones de Perú.

Combate al terrorismo

La principal campaña contra la candidata presidencial Keiko Fujimori es precisamente la lucha que dio su padre contra el terrorismo. Ahora los terroristas hacen campaña abiertamente en su contra.

La abuela de Keiko, madre del entonces presidente Alberto Fujimori, fue una de las personas secuestradas en el domicilio del embajador de Japón hace 24 años.

Después de 126 días en cautiverio, entraron las Fuerzas Armadas y abatieron a los terroristas para liberar a los 72 rehenes que quedaban.

Aunque ese atentado terrorista no fue ejecutado por Sendero Luminoso sino por el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, ambos tienen la misma inspiración ideológica, solo que de distintas variantes. El MRTA se declaraba comunista y guevarista (inspirado en el Che Guevara).

Sendero Luminoso tiene una relación similar a las FARC, en cuanto el narcotráfico. Financia a la guerrilla y existen «zonas liberadas» bajo su control, así lo explicó a PanAm Post Víctor Andrés Ponce, periodista político y director del portal El Montonero.pe con sede en Lima, Perú.

Una de esas zonas liberadas es el Vraem, donde fue ejecutado el asesinato masivo este domingo 23 de mayo.

También antes de la primera vuelta electoral, Sendero Luminoso cometió otro ataque. El último fin de semana de marzo una familia de campesinos fue asesinada en el Vraem.

En la década de los 90, los atentados y asesinatos eran comunes en víspera de las elecciones. Sendero Luminoso ha demostrado que la violencia ha vuelto y ha dejado claro de qué lado está.

Diputados de Pedro Castillo tendrían vínculos con Sendero Luminoso

Dos miembros de Perú Libre, el partido de Pedro Castillo, que fueron electos como diputados, tendrían vinculaciones con la organización terrorista.

Se trata de Guillermo Bermejo y Edgar Tello. La Fiscalía pidió prisión preventiva para Bermejo en el año 2006 por el delito de terrorismo.

El expediente N°001-2008-Dircote PNP-DIVITI, señala que Bermejo habría realizado varios contactos, a través de su movimiento Todas las Voces, con cocaleros de Tocache, en una zona dominada (el Alto Huallaga) por el cabecilla senderista ‘Artemio’.

Sus nexos con el terrorismo de inspiración socialista no se limitan a Perú. Se han encontrado vínculos con movimientos revolucionarios de América Latina como la Coordinadora Continental Bolivariana.

Pero, pese a las pruebas, Bermejo fue absuelto. No obstante, surgió una nueva acusación contra el futuro legislador.

El expediente Nº 003-2015 de la Dircote vincula a Bermejo directamente con Sendero Luminoso en la zona donde hubo los dos homicidios múltiples este año: el Vraem.

Allí hay registro escrito de su firma en un acta de sujeción para enrolarse a la facción narcoterrorista de los hermanos Quispe Palomino.

No solo eso, fue entrenado en la guerra subversiva. Según el expediente “recibió una instrucción político-militar y sobre el uso y manejo de armas de fuego por parte de la organización subversiva”.

Sin embargo, fue absuelto en agosto de 2018, luego de que la Sala Penal Nacional de la Corte Suprema revocó una sentencia respecto a sus vínculos con los Quispe Palomino.

El juicio oral todavía está en espera.

Por su parte, el futuro congresista Edgar Tello ha sido vinculado con Movadef, una organización acusada de apología al terrorismo.

El Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef), fue creado en 2009 para pedir la liberación de los civiles, policías y militares implicados en la guerra interna desatada en el país por el grupo de ideología «marxista-leninista-maoísta» que buscaba el poder por medio de la lucha armada.

Alrededor de 69000 peruanos resultaron muertos y desaparecidos. Aunque Movadef se muestra como una asociación civil de reconciliación, ha mostrado tener un sesgo ideológico. Pues piden la amnistía incluso de Abimael Guzmán, el fundador de Sendero Luminoso, que está preso bajo cadena perpetua desde 1992.

De hecho, en al menos dos de las marchas organizadas por Movadef en 2017 había pancartas con el rostro de Guzmán. Tanto así que en dicho año el ministro del Interior de Perú, Carlos Basombrío, afirmó en el Congreso peruano lo siguiente:

«Para mí es fundamental que los miembros del Movadef terminen en la cárcel (…) porque ellos cometen un delito más grave que la apología. Ellos son miembros de Sendero Luminoso».

Paralelamente, aliados ideológicos de Pedro Castillo han intentado adjudicarle el reciente atentado a Keiko Fujimori y a «la derecha».

Ahora queda en manos de los peruanos decidir si eligen a la candidata que combatirá al terrorismo o al que recibe el apoyo armado de estos e incluso los tiene entre sus filas.