Redacción BLes– Según Reuters, una gigantesca mina de cobre de propiedad china reasentó a la comunidad de Fuerbamba, en la región andina de Perú (Sudamérica), para dar paso a su mina hace ocho años. La empresa gastó 1.200 millones de dólares para hacer frente a las protestas contra el sector minero en la zona.

Ahora la comunidad pide que se le devuelvan sus tierras.

Más de un centenar de habitantes de Fuerabamba invadieron la mina Las Bambas a mediados de abril. Instalaron tiendas de campaña cerca del pozo abierto, deteniendo el trabajo en un centro de producción que aporta el 2% del suministro mundial de cobre. A ellos se unieron los habitantes de la comunidad vecina de Huancuire, que se oponían a la propuesta de ampliación de la mina en sus antiguas tierras.

A finales de abril, el propietario chino de la mina, MMG Ltd, intentó desalojar el campamento. El intento provocó enfrentamientos, hiriendo a decenas de personas y no consiguiendo poner fin a la protesta.

La producción de cobre, valorada en 3.000 millones de dólares al año, sigue suspendida, sin planes de reanudación.

Los miembros de Fuerbamba fueron expulsados, mientras que los de Huancuire se quedaron. Los dos grupos se han aliado para negociar con el gobierno y la mina.

Las Bamas admite que no ha cumplido el 20% de las responsabilidades del acuerdo de reasentamiento, incluida la compra de nuevas tierras para la comunidad.

Aunque las autoridades de Fuerabamba habían instado en un primer momento a Las Bambas a limitarse a cumplir sus obligaciones, las tensiones han aumentado desde el fallido desalojo.

Edison Vargas, presidente de la comunidad de Fuerabamba, dijo a Reuters que seguirán luchando hasta que Las Bambas cierre y se vaya.

Añadió que para ellos es una guerra.

Iván Merino, ex ministro de Minería del asediado presidente peruano Pedro Castillo, dijo que esta protesta es el problema más grave al que se ha enfrentado la empresa minera desde que opera en Perú.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.