Medios peruanos advierten sobre delito de “peculado de uso” por parte de Pedro Castillo por utilizar recursos de la Marina de Guerra para provecho personal.

El tiempo para hablar de encuestas relacionadas con las elecciones regionales y municipales de Perú terminó. Pero si había algún indeciso, la divulgación del uso de aviones militares por parte del presidente Pedro Castillo para movilizar a su entorno familiar sin tener actos oficiales en agenda que ameritaran estos traslado sacude la antesala a la jornada de este domingo 2 de octubre, en la que más de 24 millones de votantes están habilitados para elegir a 25 gobernadores, cerca de 200 alcaldes provinciales y casi 1700 alcaldes.

Un giro en las tendencias después de este nuevo escándalo del mandatario izquierdista por usar para provecho personal unidades de la Marina de Guerra desde Chiclayo –su ciudad natal– hacia Lima, representa no sólo «un episodio más del jefe del Estado haciendo uso del poder para su beneficio y el de sus familiares» sino «una prueba más de que desde esta administración se ve al Estado, y a la responsabilidad encomendada, más como un botín que debe repartirse y aprovecharse antes que como una vía para trabajar a favor de los peruanos», señala El Comercio en su editorial de este miércoles.

Pasajeros con antecedentes

Según el medio, entre los pasajeros de un vuelo del 26 de junio destacan Arnold Castillo, hijo mayor del presidente; el exministro de Defensa, José Gavidia; Yenifer Paredes, cuñada de Castillo, hoy en prisión preventiva; y los sobrinos Kevin Castillo Medina, Cristian Ríos Castillo y Yoni Vásquez Castillo. Este último es hermano del prófugo de la justicia Fray Vásquez Castillo.

La lista evidencia “un comportamiento que, además, está en línea con la colocación, en puestos claves del aparato público, de amigos y correligionarios sin que interese su –usualmente escasa– preparación para el cargo”, indica el editorial tras precisar que el Órgano de Control Institucional de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) ordenó fiscalizar los registros vinculados al “servicio prestado por las aeronaves FAP a solicitud del Poder Ejecutivo” durante el año que tiene Castillo en el poder.

La disposición de esta instancia será reveladora, considerando que el exministro Gavidia enfrentó cuestionamientos en julio al trascender que durante su periodo como titular de Defensa utilizó un avión de la Marina de Guerra para trasladar a sus tres hijas a una actividad oficial en Huánuco.

Además, el programa “Cuarto Poder” divulgó la construcción de un helipuerto informal –sin autorización del Ministerio de Transporte y Comunicaciones– en un terreno propiedad de los padres de Castillo, en Tacabamba, Cajamarca, para uso exclusivo del presidente.

Por Gabriela Moreno – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.