En estudio publicado por La Biblioteca Pública de la Ciencia (Public Library of Science) con sede en San Francisco, California, se estiman que las pérdidas por ganado vacuno muerto a causa de la infección por rabia producida por los murciélagos vampiro, (Desmodus rotundus), es muy superior a lo reportado normalmente.

Los autores extrapolan los datos hasta 500 animales muertos por esta causa, con una pérdida económica de US$170.000, equivalentes a 700 ingresos mensuales promedio en la región.

En publicación de la Alianza global contra la rabia, del presente año, se expresa alarma por los 82 casos reportados de contagio por rabia, en Perú, en los que se sospecha de los murciélagos hematófagos, es decir que se alimentan de sangre, como portadores y vectores de la misma.

La rabia es una enfermedad viral, aguda e infecciosa. Originada en el virus Rhabdoviridae que afecta el sistema nervioso central, presentando inflamación cerebral con una mortalidad próxima al 100%.

Se ha identificado que no todos los murciélagos se alimentan de sangre, algunas de sus especies toman el sustento de las plantas, y otros de los insectos, en tanto que muchos tienden a ser omnívoros al incorporar a su dieta diversos recursos alimenticios.

En países como México se ha utilizado con éxito el compuesto químico diphenadione (2-diphenylacetyl-1,3-indandione), para el control de los murciélagos vampiros , logrando reducciones de hasta el 93 por ciento de las mordeduras de estos mamíferos voladores, de acuerdo a lo que informa el Centro Nacional de Información de Biotecnología (NCBI) de Estados Unidos.

Con dosis de 1 miligramo del citado compuesto por kilogramo de peso del vacuno, su sangre se torna tóxica para los depredadores. Tres empresas ganaderas del mencionado país ya la aplicaron intraruminalmente.

Los posteriores ensayos biológicos demostraron que no quedaron residuos que causaran problemas al ser suministrados oralmente.