Juan Silva Villegas, extitular del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, está siendo investigado por presunta colusión en el caso Puente Tarata. Otro escándalo que salpica a Pedro Castillo, el presidente peruano con la mayor desaprobación en 20 años.

No solo atraviesa la mayor desaprobación para un presidente peruano en 20 años, Pedro Castillo también padece un torbellino negativo de credibilidad dado su defectuoso manejo de la política y los turbios negocios atribuidos a él y a sus allegados. Las investigaciones por el caso Puente Tarata – Provías Descentralizado llevaron al Ministerio Público a pedir al Poder Judicial la prohibición de salida del país para su exministro de Transportes, Juan Silva Villegas.

La solicitud establece un periodo de 36 meses sin salir de Perú debido a las averiguaciones por la presunta comisión de los delitos de colusión y organización criminal. Para otros seis congresistas el organismo pide nueve meses, mientras son investigados por el presunto delito de tráfico de influencias agravado.

Fue el testimonio filtrado de la lobista Karelim López el que ha dado a conocer cómo funcionaba una organización criminal supuestamente encabezada por el mandatario izquierdista con el objetivo de “encontrar proveedores para favorecerlos”. Varios de sus sobrinos también están ligados al caso que incluye dudosos nexos con empresas chinas.

Ya lo había dicho López en su testimonio ante la justicia: “Hay una mafia en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, conformada por el presidente Pedro Castillo Terrones, el ministro Juan Silva, las empresas chinas Consorcio Conservación Vial Mazocruz (China Civil Engineering Construction Sucursal del Perú) y otras”.

Exministro de Castillo niega el entramado

Por donde se le mire, las averiguaciones se convierten en otro escándalo para Castillo. Juan Silva Villegas le había acompañado como ministro de Transportes desde la designación su primer tren Ejecutivo. Gabinete que posteriormente fue renovado tras controversias con varios de sus integrantes y pugnas internas en el partido Perú Libre. El período de Silva duró hasta febrero que este año, cuando abandonó el cargo en medio de la polémica.

Ahora el Ministerio Público cita como motivo de su pedido, «los actos ilícitos» que se habrían cometido desde 2021 cuando asumió la cartera de Transportes y Comunicaciones «designando a funcionarios públicos en Provías Descentralizado, a efectos de contar con personas de su confianza, quienes se encargarían de viabilizar gestiones indebidas».

El exministro de Castillo niega las acusaciones. Según el portal RPP, dijo ante la Comisión de Fiscalización que él no era el encargado de designar cargos. Al mismo tiempo rechazó un audio entre el exsecretario presidencial Bruno Pacheco y el empresario Zamir Villaverde «en el que se menciona que habría entregado un millón de dólares al presidente».

Gabinetes fracasados

Pedro Castillo no ha acertado con sus ministros. Prueba de ello es que en solo 10 meses de gobierno ha tenido 50. Es la mayor rotación desde hace 10 años respecto a anteriores presidentes. El 22 de abril juramentó nuevos titulares en las carteras de Energía y Minas, Agricultura, Transportes e Interior.

Los especialistas hacen advertencias, ya que cambios tan continuos afectan la administración del país. «Los ministros no pueden siquiera completar una curva de aprendizaje y ya son cambiados. La consecuencia es que tenemos un gobierno que no pasa de la fase de aprendizaje”, declaró el politólogo del Centro Wiñaq, Franco Olcese.

Lo que indican los analistas es que Castillo podría continuar «pagando favores partidarios a grupos que reclaman cuotas de poder». Lo cual luce completamente desolador para un país sobre el que se cierne el riesgo de hambruna para más de 15 millones de personas, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). De acuerdo con la economista Carolina Trivelli, asesora del organismo internacional, la crisis «se va a alargar varios meses más e incluso podría llegar hasta el próximo año».

Alerta roja de búsqueda

Como si lo anterior no fuera suficiente, el sobrino de Pedro Castillo, Fray Vásquez, y el exsecretario presidencial, Bruno Pacheco, son el foco de una ardua búsqueda de parte de las autoridades peruanas. Sobre ambos pesa una alerta roja desde el pasado 17 de mayo.

Están prófugos a raíz de las investigaciones que llevaron a la justicia a dictar para ambos la prisión preventiva por 24 meses. Así que las autoridades esperan dar pronto con sus ubicaciones.

Por ningún lado el panorama es favorecedor para Castillo, quien también viene de salvarse de un pedido de vacancia en su contra. No lleva ni un año al frente de la Presidencia y ya tiene una enorme cantidad de problemas que hunden cada día más su gobierno.

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.