El mandatario peruano nuevamente está bajo el ojo de la justicia luego de que hace una semana fuera interrogado por el caso de ascensos militares. La nueva investigación apunta a presuntos delitos de tráfico de influencias y colusión

Las cosas se están complicando para el presidente de Perú, Pedro Castillo. Los señalamientos de los que se le acusa en los pocos meses que lleva como mandatario le podrían costar caro, ya que la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, abrió una investigación preliminar en su contra por los presuntos delitos de tráfico de influencias y colusión.

Castillo viene de ser interrogado en calidad de testigo por el caso de ascensos militares bajo presuntas presiones del Ejecutivo sobre las Fuerzas Armadas. Hace una semana, durante un interrogatorio ante la Fiscalía, admitió la veracidad de los mensajes en los que él y el exministro de Defensa Walter Ayala pedían al excomandante general del Ejército, José Vizcarra Álvarez, tratar «temas urgentes» con el entonces secretario general, Bruno Pacheco. Sin embargo, negó intenciones de hacer nombramientos irregulares.

De modo que el mandatario nuevamente está bajo el escrutinio de la Justicia, aunque ahora pasará a tener un papel protagónico y no un será un mero «testigo». La nueva investigación a Pedro Castillo está enmarcada en una adjudicación para la construcción de un puente vinculada a la empresaria Karelim López, apuntó Gestión.

También se incluye el caso de Petroperú luego de presuntos encuentros con el empresario Samir George Abudayeh Giha para que la empresa que dirige, Heaven Petroleum Operation, ganara una convocatoria para vender 280.000 barriles de biodiesel a la empresa estatal Petroperú por 74 millones de dólares.

Reuniones no oficiales

La fiscal Ávalos notificó del inicio de la investigación a Pedro Castillo, así como al procurador general del Estado (abogado general del Estado), Daniel Soria, quien adicionalmente denunció a Castillo en diciembre pasado por los presuntos delitos de patrocinio ilegal y tráfico de influencias, agregó EFE.

Al menos uno de los encuentros entre la empresaria Karelim López —también amiga de Bruno Pacheco— y Castillo habría ocurrido fuera de la Casa de Pizarro, sin registro oficial. Adicionalmente, visitó el Palacio de Gobierno hasta en seis ocasiones.

El portal Cuarto Poder reveló las imágenes de cuando López llegó al domicilio de Pedro Castillo en el distrito limeño de Breña, la noche del 19 de noviembre. Minutos antes se registró la llegada al lugar del ministro de Defensa, Juan Carrasco Millones.

Castillo dijo que la información no era cierta. «Como jefe de Estado, no avalo ningún favorecimiento a ninguna empresa ni persona en particular. Exhorto a las autoridades a que, si hubiese pruebas de algún indicio de corrupción durante mi gestión, realicen su trabajo para esclarecer los hechos bajo el marco de la ley», afirmó en Twitter.

López habría actuado a favor del consorcio Puente Tarata III, que finalmente se adjudicó la licitación con un contrato de 232,5 millones de soles (57,6 millones de dólares), añadió EFE, gracias a una oferta 27 céntimos de sol (0,06 dólares), más baja que la siguiente mejor calificada.

Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.