La democracia ha permitido que su enemigo, el comunismo participe en una elección, en la cual será destruida. El anticomunismo también ha unido el Perú.

Por los últimos cinco años la inestabilidad política ha sido constante en Perú, el otrora milagro peruano con crecimiento económico anual de 8 % del Gobierno de Alan García Pérez, 2006-2011, es un recuerdo lejano y neutro. El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) empezó el 28 de Julio de 2016 y terminará el 28 de Julio de 2021, solo que PPK ya no es el presidente, renunció para evitar desaforo y ahora esta con arresto domiciliario investigado por corrupción, Odebrecht lo tocó también.

Al renunciar PPK, asumió la presidencia el vicepresidente Martin Vizcarra Cornejo, el que se dedicó a destruir las instituciones del Estado, reorganizándolas ilegalmente y nombrar a dedo a sus allegados, los bautizó con el pomposo titulo de “Notables”. Vizcarra terminó disolviendo el Congreso, como último de los golpes de Estado que ejecutó.

El nuevo Congreso, elegido por un año fue el que lo vacó y, asumió la presidencia, de acuerdo a la Constitución, el presidente del Congreso, Merino, al que le organizaron golpe de Estado obligándolo a renunciar a los dos días, dejando la mesa servida para la izquierda que se instaló en la presidencia de la Republica, presidente Sagasti, y del Congreso, sin haber ganado elección popular alguna. Es que el poder del Estado se puede tomar mediante fórmulas de estrategia política, la elección popular es solo una de ellas.

En estas elecciones extrañas, el fraude se ha anunciado. El Partido Renovación Popular ha denunciado públicamente fraude y demanda conteo de actas electorales, sin desconocer el resultado oficial, la respuesta del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) ha sido de negar la solicitud. El Partido Perú Libre, que obtuvo 18 % de los votos en primera vuelta, apareció de la nada, no figuraba en las encuestas, a unos días de la primera vuelta tenía 6 % de intención de voto, de allí saltó al 18 %, nunca antes visto.

Le recomendamos: El SECRETO de los CREYENTES para ENFRENTAR a la MALDAD en CHINA

Ad will display in 09 seconds

Perú Libre se autodenomina leninista, castrista, chavista, es comunismo puro, y existen pruebas sólidas que su líder, Vladimir Cerrón tiene conexiones con Sendero Luminoso, así como cinco de sus congresistas elegidos. Cerrón es médico educado en Cuba, en donde paso doce años, su esposa es cubana, su partido es miembro del Foro de Sao Paolo, y la cereza del pastel es que esta condenado por corrupción en un proceso de cuando fue Gobernador Regional de Junín. Pobladores de Junín acusan a Cerrón y su partido de ser una mafia que atemoriza y atenta físicamente contra los enemigos políticos.

Pedro Castillo, el candidato de Perú Libre, y posible presidente del Perú, tiene conexión directa con Sendero Luminoso a través del Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales, MOVADEF, del cual, según la Policía Nacional del Perú, Castillo fue dirigente. MOVADEF busca la libertad de toda la cúpula de Sendero Luminoso, incluyendo al líder Abimael Guzmán Reinoso, conocido como presidente Gonzalo. Castillo es también fundador del SUTEP-CONARE (Comité Nacional de Reorientación del SUTEP), brazo político de Sendero Luminoso. SUTEP es el sindicato de maestros mas grande del Perú, y CONARE se opone a una ley que prohíbe a los sentenciados por terrorismo de trabajar en el magisterio. Sendero Luminoso nunca dejo la practica de infiltrar la educación en Perú, desde la escolar hasta la universitaria.

El presidente del JNE, Jorge Luis Salas Arenas, abogado, fue auspiciado por Martin Vizcarra para ese cargo, pues el hermano de Salas es el medico de Vizcarra. Resulta que Jorge Luis Salas Arenas en el ejercicio libre de su profesión, defendió terroristas de Sendero Luminoso, cuando Sendero estuvo en plena lucha armada, Salas es también comunista, tal cual lo describen sus compañeros de universidad.

El JNE organiza toda la elección, y el Partido Aprista Peruano, cuya lista tacharon, lo ha denunciado públicamente por fraude. Dina Boluarte, vicepresidenta de Castillo es jefa del Registro Nacional de Identidad, (RENIEC) oficina que emite el Documento Nacional de Identidad (DNI) en Perú, indispensable para votar. Demasiadas coincidencias en una elección política.

Perú Libre, en su programa de gobierno, ha declarado que cambiará la Constitución del 93, lo que no se puede hacer, anunciando un golpe de Estado incluyendo la clausura del Congreso. Estatizará la empresa privada, incluyendo las grandes minas, empresas de telecomunicaciones, bancos, financieras, prohibirá trabajo individual y grupal, sólo trabajo colectivo esta permitido. Lanzará segunda reforma agraria expropiando tierras, denunciará tratados de libre comercio, cerrará el país a importaciones agrícolas, prohibirá exportación de alimentos, legalizará el aborto como “herramienta de desarrollo”. También confiscará los Fondos Privados de Pensiones. En conclusión, destruirá el Perú con delitos, sin embargo, el JNE no dice nada, permiten que un político anuncie golpe de Estado y el robo de la propiedad.

Antes, el líder de Renovación Popular, Rafael López Aliaga casi fue excluido de la elección por prometer donar su sueldo en caso ser elegido presidente. Keiko Fujimori, por otro lado, tiene que pedir permiso al juez para salir de Lima, y le negaron permiso para viajar a Ecuador a un Foro auspiciado por Mario Vargas Llosa, quien la apoya públicamente.

Es una elección rara, con todas las características de fraude, aun así, el pueblo peruano cree en la democracia y la libertad, y, está peleando para no ser llevados al infierno del comunismo, del cual es testigo con el millón y medio de venezolanos que viven en Perú y siguen llegando, muchos a pie y malnutridos, escapan del hambre y violencia comunista. La democracia ha permitido que su enemigo, el comunismo participe en una elección, en la cual será destruida. El anticomunismo también ha unido el Perú.

Jeffrey Kihien – Panampost.com