El partido de Pedro Castillo amenaza con confrontación política por desenlace de las impugnaciones. En concreto, su asesor legal, Aníbal Torres, aseguró que “si están intentando un golpe y lo llevan a cabo, no lo van a celebrar”

La tensión política en Perú está desbordándose. La demora del Jurado Nacional de Elecciones en la emisión del resultado de impugnaciones desata amenazas del lado izquierdista que, aun cuando no se conoce la sentencia del proceso, advirtió que en el país “correrá mucha sangre”, en caso de que el litigio deje a Pedro Castillo fuera de la Casa de Pizarro.

Así está el clima en la nación inca. En ese grado de convulsión están los militantes del partido Perú Libre y su asesor legal, Aníbal Torres, llegó a su punto máximo de ebullición, al asegurar en el programa Cuarto Poder que «si están intentando un golpe y llevan a cabo ese golpe, no lo van a celebrar. Correrá mucha sangre en el país, pero fracasarán. No lo van a lograr”.

Torres aseguró que “no es como en otras épocas que los golpes de Estado se celebraban”. A su juicio, no se pueden declarar nulas las elecciones porque no existe ninguna causal. Para el abogado, los recursos de nulidad presentados por Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori, están fuera del plazo.

“El JNE y los jurados electorales especiales no pueden trasgredir la ley, no pueden declarar procedentes aquellos recursos que han sido presentados con posterioridad”, criticó el aliado de Pedro Castillo.

Le recomendamos: LENGUAJE INCLUSIVO – ¿Un ARMA del COMUNISMO para DESTRUIR OCCIDENTE?

Ad will display in 09 seconds

Versión con tintas 

Es una versión a medias. Fuerza Popular ha solicitado de manera reiterada que el JNE acepte los recursos de nulidad de actas electorales con presuntas irregularidades que se plantearon entre las 8:00 de la noche y las 11: 59 de la noche del miércoles 9 de junio. Alegan que el plazo es de tres días y no de dos días y 20 horas.  De hecho, “hay Jurados Electorales Especiales que han admitido y dado trámite a solicitudes más allá de las 20 horas. El JNE está en la oportunidad de rectificar todo esto y de manera general, no solo para Fuerza Popular”, sostiene el abogado Óscar Urviola en Perú 21.

Eso significa, por un lado, que “la proclamación de los resultados no puede acelerarse ni apurarse porque lo pide fulano o zutano; el JNE tiene que ponerse firme y resolver todas las apelaciones pendientes en los plazos establecidos”, explica el abogado.

Por otra parte, Urviola aclara que el proceso se legitimaría si el JNE acepta volver al plazo que inicialmente había establecido, revisando todas las actas con observaciones de ambos partidos.

De este modo, recuperaría la confianza perdida durante el proceso y que se acentuó con la renuncia del magistrado Luis Arce, quien consideró que existen “decisiones preconcebidas”. El desafío está sobre la mesa: que el JNE culmine su labor con transparencia y sin premuras de ningún tipo.

División puertas adentro

El seno de Perú Libre vive sus propias moliendas. La relación de Pedro Castillo con Vladimir Cerrón, el secretario del partido e ideólogo de su programa socialista de gobierno, atraviesa un quiebre. Ellos “están distanciados totalmente”, reveló el asesor de la tolda.

Y la distancia se debe a que Castillo —supuestamente— se separará no solo de Vladimir Cerrón por sus acusaciones de falsificación de documentos, negociación incompatible y colusión, sino de todos aquellos que mantienen problemas judiciales.

Proclamación en gotas 

Desde el pasado 23 de junio, el JNE empezó la revisión y votación de las apelaciones de los pedidos de nulidad. En los últimos días, algunos Jurados Electorales Especiales (JEE) han anunciado los candidatos ganadores en sus jurisdicciones, pero estas son solo proclamaciones parciales.

Son más de 60 jurados especiales y cada uno va publicando su cómputo cuando concluyen las apelaciones y nulidades que tenían pendientes. La suma del total de esos cómputos es lo que utilizará el JNE para la proclamación oficial del presidente.

Y eso también incide en la prolongación de la agonía. La fecha máxima para tener un resultado es el 15 de julio y el calendario sigue corriendo.

“En este caminar ya no hay vencidos ni vencedores, pongamos el hombro para terminar con el problema de la pandemia y de las grandes desigualdades que tiene el país” es lo único que ha dicho Castillo en los últimos días desde el Cusco. Está cauto.  Su entorno, no.

 

Mientras tanto, la candidata derechista Keiko Fujimori se mantiene en vigilia por la democracia, como lo ha manifestado recientemente a través de sus redes sociales.

Gabriela Moreno – BLes.com