La justicia peruana ordenó este martes (28.01.2020) que Keiko Fujimori vuelva a prisión preventiva, al acoger una petición de la Fiscalía en la causa por supuestos pagos ilegales a políticos por parte del gigante brasileño de la construcción Odebrecht.

Fujimori, de 44 años, fue detenida de inmediato en el tribunal. “Impongo prisión preventiva por el plazo de 15 meses a la investigada”, declaró el juez Víctor Zúñiga, tras exponer durante 10 horas los argumentos de su decisión, en una audiencia pública a la que la imputada se sumó en los minutos finales acompañada por su esposo, Mark Vito.

La líder opositora cumplirá prisión preventiva mientras es investigada por cuatro delitos, entre ellos lavado de activos. Zúñiga aseguró que la prisión preventiva cumple con los estándares de proporcionalidad referidos, pues resultara idónea, adecuada, necesaria y proporcionalmente estricta.

Fujimori se defiende

Keiko Fujimori difundió, a través de las redes sociales, un vídeo en el que aseguró que la decisión era “injusta” y que tenía la consciencia “tranquila” ante la “persecución política”.

El juez dijo que Fujimori estaría involucrada en el delito de lavado de activos cuando fue legisladora y cuando habría intentado ser la más importante funcionaria de la nación, en las campañas electorales de 2006 y 2011.

Fuente: DW

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds