Keiko Fujimori -hija del expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) y líder del movimiento político fundado por su padre- salió este lunes (04.05.2020) en libertad por segunda vez en cinco meses después de que la Justicia revocase nuevamente la medida de prisión preventiva por presunto lavado de dinero tras el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht.

Fujimori fue puesta en libertad condicional en el momento más crítico de la pandemia del COVID-19 en Perú, después de que denunciase el riesgo de contraer el coronavirus en la cárcel igual que decenas de mujeres adultas mayores, embarazadas o con hijos menores de 3 años con las que compartió reclusión. La primogénita del condenado expresidente salió con mascarilla y guantes blancos del penal de mujeres de Chorrillos, en el sur de Lima, para abordar un taxi rumbo a su casa, cuatro días después del fallo del tribunal que le concedió la libertad bajo fianza.

Previo a su salida, Keiko, de 44 años, anunció en Twitter que al llegar a su casa en el este de Lima se sometería a pruebas de descarte del coronavirus antes de reunirse con sus dos hijas.

“Lo primero que voy a hacer después de salir y llegar a mi casa es realizarme una prueba molecular, con el objeto de no poner en riesgo a mi familia. Hemos decidido que mientras no tengamos el resultado de esa prueba, no voy a poder reunirme con mis hijas”, tuiteó. Canales de televisión mostraron que afuera de su casa la esperaba una persona de un laboratorio privado para tomarle las pruebas de COVID-19.

Un tribunal de apelaciones le concedió el jueves la libertad bajo fianza de 20.000 dólares a la dos veces candidata presidencial. Según esa resolución, Fujimori deberá comparecer ante el juzgado una vez al mes, no cambiar de domicilio sin avisar antes al juez que tutela la investigación y no comunicarse con los demás imputados en la investigación.

Sobre esta última condición la abogada de Fujimori, Giulliana Loza, explicó que han pedido una aclaración al tribunal y -hasta que no llegue- su patrocinada no mantendrá contacto con su esposo, ni con su madre.

Fuente: DW.