QUITO (AP) — Congresistas de la oposición reclamaron el jueves la renuncia del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, quien habría recibido pagos de la empresa brasileña Odebrecht cuando era un alto funcionario público.

En noviembre Kuczynski negó vehementemente tener algún vínculo profesional o político con Odebrecht, pero el miércoles legisladores opositores presentaron documentos que mostraron que la consultora financiera del presidente, Westfield Capital, había recibido 782.000 dólares entre 2004 y 2007 de dos consorcios de esa empresa brasileña.

Varios de los pagos a Westfield fueron realizados mientras Kuczynski era ministro de Economía o primer ministro durante el gobierno del presidente Alejandro Toledo (2001-2006).

“Lo hemos dicho abiertamente y lo vuelvo a repetir, estamos pidiendo la renuncia del presidente Kuczynski”, dijo Héctor Becerril, congresista de Fuerza Popular, el mayor partido opositor.

Daniel Salaverry, jefe de bancada legislativa de Fuerza Popular, agregó que espera que Kuczynski “todavía tenga algo de dignidad y tome la decisión de dar un paso al costado”.

En un breve mensaje el mandatario dijo la noche del miércoles que estaba dispuesto “a aclarar todo lo que haya que aclarar ante el Congreso y ante el Ministerio Público, pues no tengo nada que ocultar”, al tiempo que señaló que como funcionario público nunca favoreció a empresas o antiguos clientes de su larga carrera como inversionista en Wall Street, donde amasó su fortuna personal.

A pesar del escándalo hasta ahora no hay indicios de que Kuczynski, de 79 años, haya violado alguna ley.

Sin embargo, el legislador del partido oficialista Peruano por el Kambio, Guido Lombardi, se mostró cauto. “Vivimos un momento delicado y quiero creer que las aparentes falsedades e incorrecciones en las declaraciones previas del presidente podrán ser aclaradas y explicadas”.

El caso Odebrecht involucra a exmandatarios y políticos de la región que supuestamente recibieron millonarios pagos ilegales a cambio de otorgarle a esa compañía grandes obras de infraestructura. El vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas fue sentenciado el miércoles a seis años de prisión por recibir un soborno de la empresa brasileña.

En Perú los congresistas siguen la pista de 29 millones de dólares que Odebrecht admitió haber pagado a funcionarios a cambio de adjudicarse grandes obras entre 2005 y 2014.

En ese lapso pasaron por el gobierno Toledo, sobre quien pesa una orden de prisión por supuestamente haber recibido sobornos por 20 millones de dólares; Alan García (1985-1990 y 2006-2011), bajo investigación, y Ollanta Humala (2011-2016), preso por la presunta financiación irregular de su campaña.

El vocero del partido Nuevo Perú, Alberto Quintanilla, aseveró que es necesario esperar el informe del presidente para determinar su futuro aunque advirtió que hay dos posibilidades: “que deje la presidencia (o) abrimos un proceso de vacancia o un proceso constitucional”.

La legislación peruana contempla la posibilidad de que los congresistas destituyan al presidente instalando un proceso de vacancia, una de cuyas causales es la incapacidad moral o la infracción constitucional.

Kuczynski llegó al poder el 2016 prometiendo eliminar la corrupción.

El caso Odebrecht ha desatado un escándalo de corrupción en el que están involucrados exmandatarios y políticos de la región que supuestamente se beneficiaron de millonarios pagos ilegales a cambio de la adjudicación de obras. El vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas fue sentenciado el miércoles a seis años de prisión por recibir sobornos de esa compañía.