Redacción BLes– Una agencia federal de aplicación de la ley afirmó que los residentes en Estados Unidos, que escaparon del genocidio en su país, siguen siendo objeto de ataques en el ciberespacio.

El FBI confirmó que el Partido Comunista Chino (PCCh) persigue “casi con toda seguridad” a los nativos uigures y a otros grupos mediante ciberataques selectivos.

“Funcionarios del gobierno chino están… empleando técnicas de represión transnacional para atacar a los uigures radicados en Estados Unidos y a otros miembros de la diáspora china en ese país”, dijo la oficina en un boletín de contrainteligencia no clasificado.

BL entiende que los piratas informáticos patrocinados por el Estado quieren silenciar la disidencia, recopilar datos personales y obligar a los disidentes chinos a seguir la narrativa del PCCh en temas sensibles. Otros temas sensibles son la persecución de cristianos pacíficos clandestinos, budistas tibetanos y seguidores de Falun Gong.

Si un disidente chino se niega, el PCCh puede recurrir a las represalias. Las posibles represalias pueden incluir la detención de la familia o los amigos de una persona radicada en Estados Unidos, la confiscación de bienes y el acoso en línea o en persona en la China continental.

Seis periodistas de Radio Free Asia radicados en Estados Unidos se quejaron de que el régimen chino había detenido a decenas de sus familiares uigures. Su único delito era estar relacionados con autores de artículos que critican al PCCh.

Otra mujer uigur afincada en Estados Unidos se quejó de que funcionarios de Pekín se ponían en contacto con ella a través de mensajes y llamadas de WeChat. Querían que dejara de criticar públicamente la persecución del pueblo uigur.

Facebook Inc. reveló que piratas informáticos chinos utilizaron perfiles falsos para atacar a unos 500 uigures en el extranjero, incluso en Estados Unidos, durante marzo de 2021.

“Las consecuencias amenazadas por el incumplimiento incluyen rutinariamente (…) intentos del gobierno chino de forzar la repatriación, piratería informática y ataques digitales, y representación falsa en línea”, dijo el FBI.

Esta actividad ha continuado a pesar de las sanciones del gobierno de Estados Unidos contra diferentes funcionarios del PCCh y la objeción pública a los “derechos humanos y abusos democráticos del PCCh.”

“Esta actividad de represión transnacional viola las leyes estadounidenses y los derechos individuales”, dijo el FBI

Desde 2017, el PCCh ha detenido a más de 1,8 millones de uigures en campos de reeducación chinos donde sufren detenciones arbitrarias, torturas, trabajos forzados, esterilización forzada, adoctrinamiento político y abusos sexuales.

Se ha instado a las fuerzas del orden estadounidenses a que se pongan en contacto con el FBI si alguna persona denuncia el acoso del PCCh.

“Las fuerzas del orden deben permanecer especialmente atentas a los ataques del gobierno chino contra los uigures radicados en Estados Unidos, así como contra los tibetanos radicados en Estados Unidos, los miembros de Falun Gong, los defensores de Taiwán y Hong Kong y los objetivos de Fox Hunt”, declaró el FBI.

“Se anima igualmente a los ciudadanos a denunciar al FBI cualquier actividad sospechosa de represión transnacional respaldada por el gobierno chino”, añadió.

Los ciudadanos preocupados pueden informar de actividades sospechosas en fbi.gov/tips o llamando al teléfono 1-800-225-5324.

Richard Szabo – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.