El mismo día que el Senado de Pennsylvania pide una auditoría de las elecciones del 2020, Joe Biden anuncia un viaje al Estado para presionar que no se haga.

El líder del Senado de Pennsylvania, el republicano Doug Mastriano, anunció el pasado 7 de julio que el Estado seguiría los pasos de Arizona e iniciaría una auditoría general de las elecciones del 2020.

Hoy, como Presidente del Comité de Operaciones Intergubernamentales, envié cartas a varios condados solicitando información y materiales necesarios para realizar una investigación forense de las Elecciones Generales de 2020 y las Primarias de 2021”, anunció Mastriano.

Continuó: “Le hemos pedido a estos condados que respondan antes del 31 de julio con un plan para cumplir. Los condados representan diferentes regiones geográficas de Pensilvania y diferentes composiciones políticas. Algunos son republicanos mientras que otros son demócratas, lo que significa que esta será una investigación equilibrada“.

Una investigación forense de nuestros resultados y procesos electorales para las Elecciones Generales de 2020 y las Primarias de 2021 contribuirá en gran medida a restaurar la confianza en nuestro sistema”, concluyó Mastriano.

Si bien estas auditorías no tienen prácticamente posibilidades de encontrar el fraude, ya que por orden de la Corte Suprema estatal no se permitió en 2020 realizar una auditoría antes de separar las boletas de los sobres firmados de los votos por correo, algo debe haber molestado.

Inmediatamente después de este anuncio, la Casa Blanca publicó un comunicado anunciando que iniciaría acciones legales contra Pennsylvania si el resultado de la auditoría resulta diferente al del 2020.

Luego, dos días después, Joe Biden se agendó un inusual viaje a Filadelfia capital del Estado, para el 13 de julio, donde dará un discurso “en favor de la integridad electoral“.

También le recomendamos: Trump LANZA un ARSENAL DE BOMBAS – ELECCIONES, ESTADO PROFUNDO y ¡MUCHO MÁS!

Ad will display in 09 seconds

El viaje se creó ese mismo día, ya que no estaba en agenda, e implicará una enorme movilización de funcionarios públicos que acompañarán a Biden en Filadelfia para su discurso.

Lo más probable es que este viaje haya sido planificado para darle una excusa a los principales lobbístas del gobierno para estar en Pennsylvania y presionar a los fiscales que han sido seleccionados para llevar a cabo esta auditoría.

Fuente: derechadiario.com.ar