Redacción BLesEl vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, declaró su satisfacción ante la decisión de un grupo de senadores, liderados por Ted Cruz, de impugnar la programada designación del candidato demócrata presidencial, Joe Biden, como el ganador de las fraudulentas elecciones celebradas el 3 de noviembre.

“El vicepresidente acoge con satisfacción los esfuerzos de los miembros de la Cámara de Representantes y el Senado, para usar la autoridad que tienen bajo la ley para plantear objeciones y presentar pruebas ante el Congreso y el pueblo estadounidense”, declaró El jefe de personal de Pence, Marc Short, según Axios del 3 de enero. 

Agregando que Pence: “Comparte las preocupaciones de millones de americanos sobre el fraude y las irregularidades de los votantes”.

Como parte de su estrategia los senadores solicitan que el Congreso nombre una comisión para realizar una auditoría de emergencia durante al menos 10 días, para que investigue los resultados electorales en los estados demandados por fraude. 

Junto a los 11 senadores otros 140 representantes defenderán la transparencia electoral, ante la multitud de evidencias recolectadas por el equipo legal de la Campaña Trump, y presentadas ante los tribunales.

Cerca de 60 demandas fueron desestimadas por formalidades, sin que fueran revisadas a fondo generando sorpresa y malestar entre los estadounidenses, quienes aún confían en que se respetará su voluntad de reelegir al presidente estadounidense, Donald Trump.

Luego de agotar esas instancias judiciales, el presidente Trump y su equipo legal siguen utilizando los recursos permitidos por la Constitución y las leyes, para garantizar a los ciudadanos un proceso electoral digno. 

Le recomendamos:

 

En este sentido, la Ley de Conteo Electoral (Election Count Act, en inglés) de 1876 permite a los miembros del Congreso objetar durante la sesión conjunta, que se celebrará el 6 de enero, al candidato designado por los estados.

A partir de ahí, las delegaciones de la mayoría republicana en el Senado y las de la Cámara de Representantes pueden asegurar la reelección del Presidente Trump, ya que cada estado tiene derecho a un solo voto, independientemente de su tamaño o población.

Ahora todas las miradas y muchas de las esperanzas se dirigen a Pence, quien presidirá la sesión del 6 de enero como presidente del Senado, y tiene la autoridad para retrasar la inauguración presidencial, de acuerdo con Peter Navarro, el economista asesor de la Casa Blanca. 

Navarro se refirió a los 10 días de auditoría sobre los resultados electorales, solicitados por los congresistas.

“Y el Vicepresidente Pence tiene la autoridad para dar ese plazo de 10 días para hacer lo que sea necesario. Y no puedo imaginar que cuando revise los hechos, no votará de la manera correcta”, comentó Navarro en una entrevista con Jeanine Pirro de Fox News.

Más aún, Navarro señaló que hasta la fecha del 20 de enero, señalada en la Constitución para la posesión del presidente de Estados Unidos, podría ser diferida por Pence. 

“Bueno, puede ser cambiada, en realidad. Podemos pasar de esa fecha… podemos pasar de esa fecha si es necesario”, insistió Navarro.

José Hermosa – BLes.com