Redacción BLesLa actual presidente del congreso estadounidense, la demócrata Nancy Pelosi, prometió aprobar una ley de reforma electoral con la cual se permita, entre otras cosas, que el gobierno federal controle las elecciones, y que los no-ciudadanos e inmigrantes ilegales voten. Además buscará censurar el debate político durante las elecciones, reportó Breitbart

La demócrata envió una carta este viernes a sus colegas buscando apoyo para ser reelegida como presidente del congreso y prometió priorizar reformas legislativas progresistas para la comunidad gay, las mujeres y los ancianos.

“Nuestro Congreso Demócrata aprobará con orgullo la reforma electoral, la anticorrupción y la legislación sobre el derecho al voto al aprobar la H.R.1 el primer día del nuevo Congreso”, prometió Pelosi en la carta.

La H.R.1 fue diseñada para expandir el acceso a las elecciones a inmigrantes ilegales, criminales convictos y no ciudadanos y para limitar la actualización de los padrones que todos los años elimina a los votantes no activos o a quienes ya no residen en el mismo estado. Dicha actualización es la que justamente evita el fraude electoral.

Otro de los puntos que intenta la reforma apunta a quitarles el poder a los estados en las elecciones, algo garantizado en la Constitución Nacional, y antes de hacer cualquier cambio a los procedimientos, necesitarán obtener un ‘visto bueno’ del gobierno federal.

De manera similar, la ley desviaría millones de dólares de los contribuyentes para los candidatos que se postulan, haciendo que la gente financie a los mismos políticos a los que se opone.

Le recomendamos:

Entre otras cosas, la reforma también obligaría a todos los estados a que permitan a los criminales convictos, inmigrantes ilegales y no-ciudadanos a votar, y que los estados deban proveer votos por correo gratis para todos los residentes. Además se buscará criminalizar el debate político que el gobierno considere que ‘afecta’ a los votantes.

Representantes republicanos criticaron la reforma como un intento de socavar la democracia americana, quitándole el poder a la gente y centralizando todo en el gobierno federal.

El congresista Jim Banks relacionó la situación actual del fraude electoral demócrata con la ley que Pelosi desea hacer realidad.

“Los demócratas siempre planearon usar votos por correo para influir en esta elección. Por eso introdujeron y aprobaron la HR1 (su prioridad número uno) cuando Pelosi tomó la mayoría de la Cámara a principios de 2019 (mucho antes de la pandemia). ¡Si hubiera pasado, todas las elecciones estatales se verían como PA (Pensilvania), WI (Wisconsin) y MI (Michigan) ahora mismo!

Morris Brooks comparó la reforma electoral demócrata con un sistema socialista.

“Como telón de fondo, permítanme enfatizar que el objetivo a largo plazo de los socialistas demócratas es diluir y socavar el poder de voto de los ciudadanos americanos. ¿Cómo sabemos eso? Por las acciones y la conducta de los socialistas demócratas en el pasado. Por ejemplo, en muchas partes de EE. UU. donde los Demócratas Socialistas disfrutan de un control político dominante, han hecho legal el voto de inmigrantes ilegales y no ciudadanos legales, diluyendo así el voto de los ciudadanos estadounidenses y socavando la capacidad de los americanos para dirigir sus propios gobiernos!”, expresó el congresista conservador.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com