Redacción BLes– Luego de que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, demócrata, se creyera segura de seguir dominando y de aumentar su poder, ve frustrados sus deseos ante las ganancias electorales de los republicanos.

En la actualidad el número de representantes demócratas es de 232 y el de los republicanos es de 197, pero hasta hoy los demócratas pierden 10 escaños mientras los republicanos ganar 9, quedando en 222 frente a 208, según Decision Desk HQ, del 28 de noviembre. 

Pelosi dijo a finales de octubre en una entrevista: “Este año, estoy tratando de ganarlo con dos años de anticipación – siendo tan sustancial en esta elección que tan pronto como comencemos el próximo año, la gente verá nuestra fuerza” según The Associated Press.

Y añadió: “Tenemos la intención de mantener la Cámara y de aumentar nuestros números y contribuir a ganar el Senado y la presidencia”, mientras calculaban aumentar entre 5 y 15 escaños más su participación en esa corporación. 

No obstante, al ver los resultados del 3 noviembre la frustración de los demócratas resultó en rencillas y la búsqueda de culpables. 

Lo que quizás no hayan percibido es la maestría con la que los republicanos dirigieron su campaña, luego de la desastrosa experiencia de la votación en el 2018. 

Le recomendamos:

En particular se lució el representante Kevin McCarthy, el líder de la minoría republicana, convertido en el cerebro de la estrategia 2020, como lo hace notar Washington Examiner.

McCarthy renovó las estrategias de recaudación de fondos con los proyectos “Recupera la Casa” y “Gana Rojo”, con los que obtuvo mil millones de dólares en línea en solo 15 meses.

Asimismo, reconoció todo el apoyo del presidente estadounidense, Donald Trump, de quien dijo: “Este tipo es un adicto al trabajo. Me llamó desde el hospital, con COVID”.

Y agregó: “”Cuando el presidente no estaba en la votación, perdimos asientos”, dijo McCarthy.

También recordó: “Cuando el presidente estaba en la votación, ganamos escaños: en Miami, en California, en Nueva York, en Iowa y en Minnesota”.

Por otro lado, McCarthy destacó que la profunda ira de Pelosi por Trump le costó a los demócratas algunos escaños. “Pero estaba dispuesta a correr ese riesgo porque odiaba mucho a Trump”, señaló, de acuerdo con Washington Examiner.

McCarthy, calcula que el avance registrado por los republicanos fortalece su posición, y si a ellos se unen 10 de los demócratas que votaron en contra de Pelosi la vez pasada, esta perdería su lugar. 

“Estamos lo suficientemente cerca ahora como para controlar el piso, con unos pocos demócratas uniéndose a nosotros.  Recuerden lo que América acaba de decir. Rechazaron el socialismo. Ganamos desde Miami a Nueva York, a Minnesota y a California”, dijo McCarthy a la presentadora Maria Martiromo, según el tuit enviado por ella el 8 de noviembre.

Ahora, los republicanos confían que en el 2022 podrían obtener la mayoría de representantes en la Cámara, lo que definitivamente alejaría a Pelosi de la dirección de la corporación. 

José Hermosa – BLes.com