Redacción BLes– Legisladores tradicionalistas contra progresistas fue la consigna que hizo que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, demócrata por California, chocara con el presidente de la judicatura, Jerry Nadler, el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer, ambos demócratas por Nueva York y otros. 

La causa de la discordia fue el apoyo que Pelosi le ofreció al representante demócrata de tendencia tradicionalista, Joe Kennedy III, sobre el senador Ed Markey, progresista, ambos por Massachusetts, respaldado por Nadler, Schumer y Alexandria Ocasio-Cortez, para las primarias del Senado de Massachusetts, según Fox News del 26 de agosto. 

“No tengo ninguna duda de que Ed Markey es el candidato adecuado para luchar por las familias trabajadoras de Massachusetts y traer ideas audaces y progresistas al Congreso”, declaró Nadler sobre su senador favorito en este caso, según The Hill. 

Asimismo, Nadler elogió el desempeño de Markey en áreas como la acción climática, el cuidado de la salud universal y la justicia social.

Pelosi fue respaldada en su decisión sobre Kennedy, por los representantes Mark Pocan, demócrata de Wisconsin, y el recientemente fallecido representante John Lewis.

Como era de esperarse, los progresistas que apoyan a Alexandria Ocasio-Cortez, expresaron su descontento con Pelosi diciendo que el movimiento “apesta a hipocresía”. 

En este caso aludieron a que el Partido Demócrata aplicaba dos estándares, uno para los izquierdistas y otro completamente diferente para los tradicionalistas que ya tienen el poder. 

Por su parte Pelosi elogió la valentía de Kennedy, su elegido.

“Nunca antes los tiempos han exigido que elijamos líderes valientes como hoy, por lo que me complace unirme a tantos de mis colegas en el apoyo a Joe Kennedy III para el Senado”, expresó Pelosi, de acuerdo con Bloomberg. 

Las votaciones primarias del Senado se realizarán el 1° de septiembre, y las encuestas favorecen al progresista Markey. 

Por otro lado, la proximidad de las elecciones presidenciales hace que el ambiente político estadounidense se torne cada vez más caldeado. 

La marcada tendencia izquierdista del Partido Demócrata ha generado reparos en los analistas, quienes consideran al candidato presidencial demócrata, Joe Biden, el más izquierdista de todos los tiempos.

En este sentido, la campaña del presidente Estadounidense Donald Trump, que trabaja por su reelección, no da tregua tratando de revelar los aspectos de Biden que considera más convenientes. 

“Joe Biden es demasiado débil para ser presidente y demasiado débil para enfrentarse a la izquierda radical. No es más que un recipiente vacío para la franja extremista del Partido Demócrata, una cábala aterradora que ahora incluye líderes comunistas activos”, dijo la campaña de Trump.

Jose Hermosa– BLes.com