El presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez, impulsa una política flexible con Cuba pese a la calificación de “Estado terrorista” por parte de EEUU.

Mantener el flujo de viajeros de Cuba a España sin contratiempos comprueban las estrechas relaciones del Gobierno socialista de Pedro Sánchez con la dictadura cubana.

El Consulado de España en La Habana anunció que permite viajar con el pasaporte español caducado a España “sin ningún problema”, divulga Directorio Cubano. Además, ofrece la emisión de un salvoconducto para un solo viaje a España, sin necesidad de cita previa.

Y si a los españoles se les vencieron sus documentos cubanos tampoco hay problema. La Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería (DIIE) en Cuba determinó que hasta el 12 de octubre de 2021 se exime del requisito de extensión de la permanencia en el exterior a los cubanos residentes en Cuba, si salieron de Cuba posterior a marzo de 2018 y los extranjeros residentes permanentes en Cuba si salieron posterior a marzo de 2019.

Unas medidas que encajan con la intención de la campaña #SpainforSure (España por supuesto) lanzada recientemente por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Sánchez, la cual se comparte a través del Twitter del Consulado español en La Habana, donde se apela a una catarata de elogios para lavar la reputación de España en el exterior con la voz de extranjeros.

Del lado contrario

Pese a la campaña para proyectar una imagen positiva, es imposible esconder que Pedro Sánchez avala al régimen castrista. “Muchos gestos, buenas palabras y dos acuerdos de segunda división” entre su gestión con Cuba confirman en el tiempo que el viaje hace dos años del presidente español a la “perla de las Antillas” evidencia que las “relaciones con Cuba son prioritarias».

Sánchez y Miguel Díaz-Canel, actual dictador de la isla, mantienen una “sintonía personal” incluso Sánchez subrayó que vio un “impulso reformista» durante sus conversaciones y, por ello, «España quiere contribuir activamente en el proceso”, relata El Mundo.

Una política que va en dirección opuesta a la de Estados Unidos, que mediante el Departamento de Estado calificó a Cuba como “Estado patrocinador del terrorismo por brindar reiteradamente apoyo a actos de terrorismo internacional al ofrecer un refugio seguro a terroristas”.

Para la Casa Blanca, el régimen de La Habana “alimenta, alberga y brinda atención médica a homicidas, fabricantes de explosivos y secuestradores, mientras muchos cubanos pasan hambre, no tienen vivienda y carecen de medicamentos básicos”, entre estos terroristas están miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) -designado como Organización Terrorista Extranjera- y varios fugitivos de la justicia de EE. UU. que son buscados o han sido condenados por cargos de violencia política.

Le recomendamos:

Además el régimen cubano participa en “una variedad de comportamientos perniciosos en la región. Su aparato de inteligencia y seguridad se ha infiltrado en las fuerzas de seguridad y militares de Venezuela y ha ayudado a Nicolás Maduro a mantener el control férreo sobre su población, al tiempo que permite que operen organizaciones terroristas”.

Más posibilidades

Los argumentos de Washington se ignoran en la Moncloa, cuya política flexible que ya suma 140.000 cubanos en su territorio –la misma cantidad de españoles en Cuba– también permite homologar hasta títulos de estudios desde las tierra de José Martí.

El graduado sólo debe presentar la solicitud telemáticamente al Ministerio de Universidades y esto genera un número de seguimiento.

En los siguientes 15 días se revisa la solicitud y se demandara la subsanación de errores (en caso de que existan) y contarán 15 días para las enmiendas.

Luego una comisión de homologaciones verifica en dos meses el resultado, redacta un informe y lo emite al interesado. Para las profesiones reguladas ―médico, veterinario, abogado o juez― se pedirá un informe al colegio correspondiente que se termita en 10 días.

Si la respuesta es positiva, se expedirá un título en apenas 10 días y, si es negativa, el interesado contará con 15 días para reclamar, y la Comisión tendrá otros 15 para responderle, reseña Directorio Cubano.

Paquetes con servicio

La cercanía de Cuba con España en manos de Sánchez también provocó que la isla en noviembre restableciera el servicio de paquetería internacional desde Madrid.

Correos de España es la empresa responsable de las entregas, y el importe depende del tipo de envío elegido. Su función es facilitar el enlace de las tarifas y productos para elegir el que más convenga”.

En su lista de admisión disponible de correspondencia y paquetería aparece La Habana.

Sobre las tarifas de Correos de España enmarca a Cuba en la “zona C” por corresponder a América y ofrece tres categorías desde la económica, pasando por la estándar hasta la premium con costos que oscilan de 30 euros por un kilogramo hasta 75 euros por el mismo peso en “condiciones preferentes”.

Todo ello arriba a las manos del Correos de Cuba por vía marítima, y por vía aérea sólo se despacha a Cuba desde España la mensajería expresa.

Las cargas de paquetería llegan a Cuba “fundamentalmente por vía marítima, tramitadas en su mayoría por la Agencia Fernández de Sola (AFS)”.

A raíz de la pandemia, los envíos tardan 21 días en la travesía, y al llegar a Cuba son procesados por las transitarias cubanas que generalmente demoran menos de 30 días más en consignarlas a sus destinatarios.

Gabriela Moreno – panampost.com